Una semana más, la Oleada Solar 2 continúa avanzando viento en popa a toda vela, rumbo a su objetivo de lograr otros 100 hogares que se sumen a nuestra comunidad, mediante una instalación fotovoltaica para el autoconsumo energético.

Aunque aún quedan muchos días de ruta por delante hasta alcanzar nuestro horizonte, las buenas noticias se multiplican en forma de interés por parte de los medios en nuestra campaña y, muy especialmente, desde 35 nuevos hogares solares que ya se han sumado a la propuesta de la Oleada desde lugares como La Palma, Sabadell, San Martín de la Vega o Puertollano. ¡Bienvenidos!
Sin embargo, no son estas las únicas localidades que nos han traído alegrías a las personas que creemos que otro modelo energético basado en las renovables no sólo es necesario sino que, además, es posible. La que sin duda ha sido una de las buenas noticias de la semana pasada ha llegado ni más ni menos que desde la lejana (en distancia) localidad de Bruselas. Fue allí donde, como un rayo de sol en medio del invierno belga, el Parlamento Europeo aprobó por una abrumadora mayoría del 70% el informe que establece los objetivos vinculantes en materia de energía para lograr el cumplimiento del Acuerdo de París.


En concreto, se dio luz verde a la proposición de un aumento en la cuota de energías renovables hasta lograr un 35% del total de la energía consumida en la Unión Europea de aquí a 2030. Una propuesta ambiciosa que eleva la cifra del 27% acordada tanto por la Comisión como por el Consejo de Europa. Aunque ahora comenzará un proceso de negociaciones entre el Parlamento y estas dos instituciones, es bastante probable que el resultado final nunca quedé por debajo del 30% marcando incluso la cifra del 32% como un horizonte posible de acuerdo.
Este acuerdo de los Estados que forman la Unión evidencia una vez más que la senda trazada por la Oleada Solar es la correcta y que las personas que ya se han sumado a nuestra comunidad, y se siguen sumando a lo largo de esta segunda campaña, son las pioneras del modelo energético del futuro. La opción por las renovables es la opción ganadora para el planeta y todos los seres que lo cohabitamos y, ahora también, para las instituciones. Todo un empoderamiento ciudadano que marca, con valentía, el paso a los gobiernos.
Y precisamente de valentía habla nuestra Oleada. De la valentía de una comunidad de 100 hogares, más los otros 100 que están por venir, frente a la solarfobia establecida. La solarfobia no es otra cosa que el miedo irracional fomentado hacía la energía solar desde determinados ámbitos a través de ese poderoso elemento de discurso que es el supuesto “impuesto al sol”. Decimos supuesto porque, como ya hemos explicado alguna que otra vez desde ecooo, no existe como tal en las instalaciones de autoconsumo planteadas para cualquier hogar familiar.
Tal cual está expresado en el Real Decreto de 2015, esta tasa sólo afecta a las instalaciones de autoconsumo cuya potencia sea superior a los 10kW. Por tanto, todas las instalaciones que estén por debajo de esta cantidad, lo cual es lo más común en los hogares familiares, cuya potencia está entre los 3 y los 4kW, no se ven afectadas por el citado “impuesto”. Así que no. No es ilegal, no hay multas millonarias ni hay siniestros inspectores dedicados en cuerpo y alma a la ardua tarea de fisgar en nuestros tejados.
Lo único real en toda esta historia es que no deja de ser profundamente absurdo e ilógico que para las instalaciones de más de 10kW, por lo general de empresas, sí que exista una tasa que vaya en contra del fomento de las renovables. Pero incluso para estos casos hay buenas noticias esta semana ya que, en el mismo informe, el Parlamento Europeo da carpetazo al “impuesto al sol” y lo hace exigiendo “que los consumidores estén autorizados para consumir la electricidad de fuentes renovables de producción propia y que permanece dentro de sus locales u hogares, sin estar sujetos a impuestos, tasas o tributos de ningún tipo”.
Es más que evidente que los enemigos del sol se han quedado solos y que, hoy más que nunca, ya no quedan argumentos para seguir teniendo miedo a la energía solar fotovoltaica. ¡Sólo quedan razones para la valentía y para el futuro! En cualquier caso, y por si hicieran falta más motivos, en breve tendremos el testimonio de las auténticas valientes, de las personas que forman nuestra comunidad, para que os cuenten con sus propias palabras cómo les ha ido desde la primera Oleada Solar y qué mejoras han notado desde que tienen sus instalaciones para autoconsumo totalmente legales, sostenibles, solidarias y pioneras. ¡Estad pendientes!
Mientras tanto, seguimos surfeando nuestra Oleada Solar 2 para lograr los nuevos 100 hogares solares antes del 22 de febrero.

¡Échanos una mano! ¡Difunde estos argumentos contra el miedo!