Segunda semana del “curso online” que ofrecemos en blog de Oleada Solar, con el objetivo de aprender todas y todos sobre cómo tenemos a nuestro alcance poder generar energía limpia al mismo tiempo que ahorramos en la factura de la luz.

En el anterior post, descubrimos los beneficios del autoconsumo, pero ¿cómo funciona? Pues bien, el funcionamiento de un sistema de autoconsumo fotovoltaico está basado en el efecto fotoeléctrico, que consiste básicamente en generar energía por medio de la luz solar.

Si nos ponemos un poco técnicos, la energía se realiza cuando los fotones, al impactar en las células del módulo fotovoltaico, excitan a los electrones aumentando su energía y liberándose de la estructura cristalina en la que se encuentran, pasando a formar parte de las cargas libres.

En este tipo de instalaciones, donde no hay baterías, la energía generada por los paneles se usa para abastecer el consumo interno del hogar o local donde estén instaladas, es decir, se beneficiarán los receptores que tengamos conectados en ese momento en nuestra red eléctrica ya sean luces, electrodomésticos, aires acondicionados, motores etc…

Imaginemos por un momento que queremos preparar una ensalada y necesitamos comprar lechuga, tomate y cebolla. El autoconsumo sería el equivalente a dejar de tener que comprar la cebolla; lo sembraríamos en un pequeño huerto y lo cosecharíamos nosotros mismos, “autoconsumiendo” las cebollas. Pues lo mismo ocurriría con la energía. Es decir, seguiremos necesitando algunos ingredientes adicionales, pero ahora vamos a pagar menos por el conjunto.

Las instalaciones fotovoltaicas están formadas en su mayoría por paneles solares, un inversor, un contador bidireccional y, a veces, baterías

Los paneles solares son los artífices de transformar la energía producida por el sol en forma de irradiación solar en energía eléctrica, el inversor se encarga de hacer que la energía generada sea efectiva para el uso doméstico y el contador bidireccional, permite contabilizar la energía producida junto con la energía consumida de la red, haciendo el cálculo para la aplicación del balance neto cuando finaliza el mes.

Como podemos observar en este visual realizado por Ecooo, con estos 6 sencillos pasos la energía producida por los módulos solares pararán a tu hogar para ser consumida.

Seguramente os preguntaréis, ¿y qué sucede si genero más energía de la que consumo? Ahí entraríamos en la compensación por los excedentes que viertes a la red. Pero eso lo veremos en los próximos posts. ¡No os lo perdáis!