Una campaña viva

Aunque las personas desplazadas forzosamente ya no aparezcan en las portadas, seguimos viviendo una de las mayores crisis humanitarias de la historia reciente. El número de personas que se ven obligadas a huir continúa creciendo y su situación ha de seguir interpelándonos. Es por eso que esta campaña, lanzada en noviembre de 2017 sigue viva.

Enciende Refugio continúa apoyando la labor de CEAR, denuncia, investiga y difunde la situación actual con el apoyo de otras organizaciones en un cluster colaborativo y suma a Salvamento Marítimo Humanitario al proyecto.

Nos embarcamos en el Aita Mari para presentar Enciende Refugio

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Con motivo del lanzamiento de este nuevo convenio del proyecto Enciende Refugio, nos hemos desplazado a Pasaia (Guipúzcoa). A bordo del barco de rescate ‘Aita Mari’ hemos querido visibilizar, junto a parte de la tripulación de Salvamento Marítimo Humanitario (organización de la sociedad civil cuya misión es rescatar personas migrantes en el Mediterráneo) e integrantes de ekoOn (organización local de Euskadi que promueve la transición energética consciente fomentando la participación de la ciudadanía), la causa a la que irán dirigidos los beneficios de esta campaña.

En un acto en el que se ha podido visitar y conocer la embarcación que se encargará de rescatar vidas en el Mediterráneo a partir del próximo mes de enero, se ha querido poner el acento en una de las principales causas que obliga a miles de personas a desplazarse forzosamente de sus hogares: nuestro modelo energético. Junto a la ciudadanía, unimos fuerzas en una campaña que actúa ante las causas y las consecuencias de miles de desplazamientos forzosos a lo largo de todo el mundo.

Cote Romero, coordinadora de ecooo, ha resaltado como “nuestro actual modelo energético es causante de millones de desplazamientos forzosos en todo el planeta bien por contaminación ambiental, bien por las grandes infraestructuras que desplazan a poblaciones enteras de su territorio, por los efectos del cambio climático o por las guerras que se derivan de las pugnas por materias primas energéticas”.

Es por esto que, como afirma Alberto Bezunartea, de ekoON, “con Enciende Refugio lo que estamos haciendo es poner la energía al servicio de las personas. Confluimos en un proyecto que, aparte de contribuir en la lucha contra un modelo energético insostenible, estamos destinando beneficios de la venta de energía renovable a las personas que se están dedicando a rescatar gente en el mar, cerrando un círculo entre las causas y las consecuencias de nuestro modelo energético”.

La forma concreta de hacerlo, como explica Miguel Ángel Vázquez, también de ecooo “es apostando por un nuevo modelo energético autóctono, sostenible y en manos de las personas a través de la socialización de una planta solar fotovoltaica. Invitamos a la ciudadanía a invertir, desde 100 euros, en una instalación solar que generará para el inversor un 4,5% anual de rentabilidad después de impuestos obtenidos de la venta de la energía. Un 5% de los ingresos generados en la planta activada irán destinados a las labores de rescate en el Mediterráneo de Salvamento Marítimo Humanitario”. Esta inversión ética es, en palabras del propio Vázquez, “una forma eficaz y coherente de atajar las causas que obligan a las personas a dejar sus países, fomentando las energías renovables, actuando a la vez directamente sobre las consecuencias de estos injustos procesos migratorios involuntarios, apoyando a quien rescata a estas víctimas de nuestro modelo”.

Desde Salvamento Marítimo Humanitario, en palabras de Amaia Mendoza“valoramos el convenio que hemos presentado hoy con ecooo por el hecho de que somos conscientes de que la producción y explotación de combustibles fósiles es una de las causas de migraciones involuntarias. La migración va a ser el gran tema del siglo XXI. Toca actuar y hay que hacerlo en todos los ámbitos: en lo personal y en lo colectivo. En este caso de este convenio con ecooo se aplica en lo colectivo reduciendo la producción y el consumo de fuentes de energía no renovables para evitar que nadie tenga que dejar su casa atrás arriesgando su vida en el mar”.

En este cuaderno de bitácora se podrán seguir las labores de rescate del ‘Aita Mari’ y también continuaremos visibilizando, denunciando y actuando contra el papel que desempeña nuestro actual modelo energético en los desplazamientos forzosos de miles de personas.

Frente a uno de los grandes retos de nuestro siglo, desde ecooo, ekoOn y Salvamento Marítimo Humanitario queremos ser parte de la solución. Es hora de actuar. Es hora de encender el interruptor ético. Es hora de Enciende Refugio.

Enciende Refugio se sube al Aita Mari

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Este viernes 14 vamos a lanzar oficialmente Enciende Refugio y el marco que hemos elegido para la presentación no puede ser más evocador ni más acorde a los fines de la campaña. Nos subimos al Aita Mari, el barco de rescate que Salvamento Marítimo Humanitario lanzará al Mediterráneo para seguir salvando vidas migrantes gracias, entre otros, al apoyo de Enciende Refugio.

Participaremos integrantes de ambas organizaciones, tanto de ecooo como de SMH, para visibilizar la profunda relación entre nuestros usos y consumos de la energía y los millones de desplazamientos forzosos que se dan cada año en el mundo.

Tanto ecooo revolución solar como Salvamento Marítimo Humanitario ponemos nuestro acento en la activación de la sociedad civil para lograr nuestras metas. Desde ecooo con la implicación de la ciudadanía para poner en marcha un nuevo modelo energético y desde Salvamento Marítimo Humanitario a través de los apoyos que han ido recabando para poder botar su barco de rescate y que tenga los permisos necesarios para ejercer su imprescindible labor.

Es por eso que esta campaña quiere apelar directamente a las personas de la sociedad civil que están dando la cara en la mayor crisis humanitaria europea desde la II Guerra Mundial ante la inacción de la mayoría de los gobiernos. Es esa ciudadanía activa que quiere ser parte de la solución la que inspira la propuesta de Enciende Refugio. No todo el mundo puede realizar la admirable labor de embarcarse en una ruta de rescate en el Mediterráneo, pero si podemos apoyar a quien lo hace mientras cambiamos nuestra forma de producir y consumir energía, causa de esos desplazamientos.

Nuestro modelo energético está profundamente relacionado con las causas de cientos de miles de desplazamientos forzosos al año a lo largo de todo el mundo. Según ACNUR, más de 21,5 millones de personas huyen anualmente de sus países por causas relacionadas con el clima, una cifra que puede llegar hasta los 100 millones de aquí a un par de décadas si no se pone remedio. Un número este que supera de largo al de las personas que salen de su tierra en busca de refugio a causa de las guerras. Todo debido a un modelo energético contaminante y poco democrático que basa su producción en materias primas fósiles que son extraídas en su mayor parte de terceros países.

Este modelo afecta a los desplazamientos forzosos principalmente desde cuatro perspectivas. Por un lado, están las personas que tienen que huir de su tierra por las guerras derivadas por la pugna de las materias primas en sus países. Por otro tenemos todas las que huyen debido a las consecuencias más evidentes del cambio climático producido por el ser humano, tales como la desertización, las sequías, el aumento del nivel del mar o las catástrofes naturales. También son destacables los casos en los que pueblos enteros tienen que abandonar sus territorios históricos debido a la construcción de grandes infraestructuras energéticas en su zona.

Por último, y no menos relevante, la contaminación ambiental generada en las fases de extracción de recurso energético, en el transporte, en la fase de explotación o en el tratamiento de los residuos (tierras inservibles tras la extracción con metodologías de fracking, o arenas bituminosas; vertidos de hidrocarburos en costas y ríos…) así como los accidentes como los acontecidos en Chernóbil, Fukushima o en el oleoducto de Exxon en Nigeria, obligan a miles de familias a abandonar sus hogares en ambos hemisferios quizá para siempre.

Apostar por un nuevo modelo energético limpio, distribuido y autóctono es una forma de evitar los desplazamientos forzosos de personas en todo el mundo. Una forma coherente de unir dos luchas, la energética y la humanitaria, que están íntimamente relacionadas.

Por eso este viernes Enciende Refugio se embarca en el Aita Mari para levantar una bandera ciudadana en la defensa de los Derechos Humanos y por un planeta más vivible para todas las personas y los seres que lo habitan.

Nos hacemos a la mar. ¿Te embarcas con nosotrxs?

Enciende Refugio para apoyar a Salvamento Marítimo Humanitario con un nuevo modelo energético

By | Sin categoría | No Comments

Enciende Refugio vuelve a alumbrar otra forma de relacionarnos con la energía, desde la responsabilidad, para poner fin a los miles de desplazamientos forzosos que se producen cada año como consecuencia de nuestro actual modelo energético. Y, de nuevo, lo hace apoyando a una entidad, Salvamento Marítimo Humanitario, que defiende, precisamente, la vida de las personas que se ven obligadas a huir de sus hogares.

Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) es una organización constituida en noviembre del 2015, ante la crisis humanitaria que se generó en el Mar Egeo (Grecia), y se dedica a las tareas de salvamento marítimo, rescate y asistencia sanitaria para socorrer y asistir a las personas que no encuentran otra salida que arriesgar su vida cruzando el mar.

Continuamos, por tanto, como ya hicimos hace un año junto a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), y unos meses después en Bruselas (en el Parlamento Europeo) y Madrid (con la presencia de numerosas organizaciones y los testimonios de personas que habían sido forzadas a desplazarse) denunciando las consecuencias que tiene para nuestro planeta y los seres que lo cohabitamos el actual modelo energético extractivista, oligopólico, sustentado en combustibles fósiles y energía nuclear, contaminante, injusto, etc. Consecuencias que abarcan desde el incremento de la temperatura media del planeta a la deforestación, la pobreza energética, los conflictos sociales y guerras por los recursos naturales, etc. Un modelo energético responsable del desplazamiento forzoso de miles de personas cada año en todo el mundo, en países del Norte y del Sur global. Personas forzadas a abandonar sus hogares, sus países, sus vidas para precisamente poder continuar viviendo. Refugiadas y refugiados que aún no son reconocidas por el derecho internacional porque no se aborda cómo el modelo energético actual está detrás de este éxodo. Y mientras las grandes multinacionales se llenan los bolsillos y atentan contra la salud del planeta, las tierras y los mares se convierten en macabros cementerios con la complicidad de los Gobiernos.

Volvemos a encender el interruptor ético para apoyar a Salvamento Marítimo Humanitario (SMH) y su labor en el Mediterráneo. Pero nuestra esperanza es que llegue un día en el que no haya personas forzadas a desplazarse y que deban arriesgar su vida por la manera en la que producimos y consumimos nuestra energía.

De nuevo, Enciende Refugio destinará, durante los próximos 25 años, el 5% de los ingresos obtenidos de la venta de la electricidad, tras la socialización de la planta fotovoltaica de Loeches, a SMH para que puedan continuar no sólo salvando la vida de esas personas sin nombre ni rostro, si no también denunciando, a bordo del Aita Mari, lo que sucede en nuestros mares y costas. Al mismo tiempo que CEAR continuará recibiendo entorno a 750€ anuales por la anterior planta socializada.

Salvamento Marítimo Humanitario ha rescatado, en 70 días de misión, a 7 embarcaciones, en las que iban 575 personas que se encontraban a la deriva en el Mediterráneo, incluido un bebé recién nacido. 3.760 millas recorridas en las que también han presenciado el hundimiento de una balsa y el dolor al no poder rescatar con vida a una de las personas naufragas. SMH lo conforman 92 personas que creen en un mundo mejor.

En nuestras manos está apagar la energía que desplaza y unirnos a esta oleada de personas que apuestan por un mundo mejor donde la energía sea un derecho básico y en manos de la ciudadanía. Un nuevo modelo energético sustentado en renovables, responsable, distribuido, democrático, participativo…Donde las personas no sean expulsadas de sus hogares ni de sus territorios.

Enciende Refugio es, por tanto, una forma coherente de unir dos luchas, la energética y la humanitaria, tan estrechamente relacionadas.

La energía que conquista Derechos

By | Stop energía que desplaza | No Comments

El nuevo modelo energético tiene que sustentarse en una energía entendida como un derecho, en manos de las personas, donde la vida se sitúe en el centro  y que minimice los impactos en nuestros cuerpos, en el de todos los seres que cohabitamos el planeta y en los otros territorios. Un nuevo modelo descarbonizado, sustentado por energías renovables responsables, democrático, participativo, descentralizado, emancipador, inclusivo, justo, equitativo y que no conlleve desplazamientos forzosos.

Una Energía que Conquista Derechos y lo hace desde los valores de la economía social y solidaria, los cuidados y el apoyo mutuo, impulsada por el poder de la comunidad y tejiendo redes y alianzas junto a otras organizaciones.

Por ello, llevamos años colaborando junto a diversas entidades impulsando proyectos que visibilicen no sólo la necesaria y urgente transición energética anteriormente descrita, si no también que conquiste derechos sociales y ambientales y lo haga a través de la denuncia, la incidencia política pero, sobre todo, de la activación de la ciudadanía.

Acuerdos junto a SEO/BirdLife, Fiare Bank, la Fundación 26 de Diciembre o la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR).

Y es, precisamente junto a CEAR con quién acabamos de completar, a través de Enciende Refugio la socialización de la HSU63, sobre cubierta, ubicada en el municipio madrileño de Loeches. Con una inversión total de 72.360€, esta planta solar fotovoltaica, de 20 kW de potencia, generará 32.400 kW al año y evitará la emisión de 650 toneladas de CO2 durante el resto de su vida útil, proporcionando a CEAR unos ingresos anuales mínimos de 750€, durante 25 años, para que continúen trabajando por las personas refugiadas, apátridas y migrantes para que vean reconocidos y respetados sus derechos.

25443273_2239244966101201_8185338543486871279_n

Más de 50 personas que han participado, desde 100€, en esta inversión ética, con una rentabilidad del 4,5% después de impuestos y desde los valores de la economía social y solidaria. Dinero puesto al servicio de las personas y la conquista de derechos.

Enciende Refugio ha permitido, así mismo, poner sobre la mesa qué la energía que consumimos no es inocua, está estrechamente relacionada con la forma en la que la producimos así como con las lógicas económicas con las que operan las organizaciones que la gestionan o aquellas que extraen recursos o realizan infraestructuras energéticas. Lógicas que anteponen los intereses empresariales al derecho de las personas a vivir dignamente en sus territorios.

Un modelo energético que desplaza forzosamente a miles de personas cada año, 21’5 millones según cifras de ACNUR, en países tanto del Sur como del Norte global. Un modelo energético responsable en gran medida del cambio climático, pero también de numerosos conflictos bélicos derivados de la pugna por materias primas energéticas, el desplazamiento de comunidades locales por la construcción de infraestructuras energéticas por parte de grandes multinacionales o la contaminación ambiental generada tanto por la quema de combustibles fósiles como por la gestión de residuos nucleares.

RefugioEnergía

Para focalizar en las consecuencias de esta realidad, el pasado miércoles 23 de mayo se abordaron estas cuestiones en la Jornada Energía que Desplaza. Perspectivas y testimonios como respuesta a un conflicto global”. Una jornada que contó con la colaboración de CTXT y en la que se habló, a través de la intervención de cinco expertas, Belén García, Arantxa García, Nuria del Viso, Ruth Pérez y Amaranta Herrero, pertenecientes a las organizaciones Rescate ONG, InspirAction, Fuhem Ecosocial, la Fundación Nueva Cultura del Agua y el EJAtlas, respectivamente, de la evolución y situación jurídica actual de las personas refugiadas, migrantes y desplazadas, de la relación entre los conflictos sociológicos, el cambio climático y los desplazamientos forzosos, de las migraciones climáticas en el Corredor Seco Centroamericano y la resistencia de las mujeres, así como de la relación entre las empresas energéticas transnacionales y la vulneración de Derechos Humanos y de los conflictos energéticos a través del Atlas de la Justicia Ambiental.

WhatsApp Image 2018-05-24 at 23.58.27

Además, se contó con el testimonio de David Khakim (eco-activista ruso y refugiado político en España desde el año 2015), María Teresa Buisán (desplazada por la proyección de la construcción del embalse de Jánovas), Bettina Cruz (defensora de los derechos humanos del pueblo binni’zaa (zapoteco) e integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec), Lolita Chávez (defensora guatemalteca, lideresa del Consejo de Pueblos k’iche’s) y Berta Zúñiga (activista hondureña y defensora de los DDHH). Personas han sufrido las consecuencias del actual modelo energético en de manera directa y muy dura.

33489282_242049536540878_8626197125434179584_o
Fotografía de Manolo Finish

Participaron, así mismo, desde la Fila 0, Pedro Arrojo (Diputado por Zaragoza en el Congreso de los Diputados), María Ángeles Fernández (periodista en desplazados.org y Pikara Magazine), Eric (Madrid Resistance).

Si no pudiste asistir, puedes ver la Jornada de manera íntegra AQUÍ.

Esta Jornada ha supuesto el punto de partida de un cluster colaborativo y participativo que permita seguir denunciando, investigando y difundiendo la situación actual pero también que sea un llamamiento a la acción a toda la ciudadanía, medios de comunicación, Instituciones y organizaciones.

¡Por una Energía que Conquiste Derechos!

¡Completamos la socialización de la Huerta Solar Urbana 63!

By | CEAR | No Comments

A través de Enciende Refugio se ha conseguido socializar, en apenas seis meses, una planta solar fotovoltaica de 20 kW de potencia sobre cubierta en el municipio madrileño de Loeches. Con una inversión total de 72.360 euros, esta instalación generará 32.400 kW al año, evitará la emisión de 650 toneladas de CO2 durante su vida útil y proporcionará a CEAR unos ingresos anuales mínimos de 750 euros durante 25 años para que continúen atendiendo y trabajando por las personas refugiadas, apátridas y migrantes.

Han sido más de 50 personas las que han participado con aportaciones desde 100 euros, convirtiéndose así en productoras de energía renovable responsable y apoyando, al mismo tiempo la labor de CEAR y un nuevo modelo energético que no desplace.

Enciende Refugio llega al Parlamento Europeo para incidir en cómo el actual modelo energético desplaza forzosamente a millones de personas

By | CEAR | No Comments

Esta semana hemos estado en Bruselas, en el Parlamento Europeo para presentar el proyecto Enciende Refugio ante eurodiputadas y eurodiputados de diferentes grupos políticos. Un acto que ha sido posible gracias a la implicación y facilitación del MEP Florent Marcellesi y su equipo.

La iniciativa Enciende Refugio, puesta en marcha el pasado mes de noviembre, junto a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), pone el foco sobre el “alarmante crecimiento” de los desplazamientos forzosos debido al actual modelo energético, al tiempo que ofrece a la ciudadanía herramientas para que ésta sea partícipe y protagonista de la transición energética, invirtiendo éticamente, desde 100€, en una planta de energía solar fotovoltaica.

Una presentación en la que hemos querido poner de manifiesto como el actual modelo ecosocial y económico conduce al ecocidio y a que, desde 2008, cada año 21’5 millones de personas tengan que abandonar sus hogares, dentro de su país o al extranjero, por causas relacionadas con el clima (cifras de ACNUR).

La energía que consumimos no es inocua, está estrechamente relacionada con la forma en la que la producimos así como con las lógicas económicas con las que operan las organizaciones que la gestionan o aquellas que extraen recursos o realizan infraestructuras energéticas. Lógicas que anteponen los intereses empresariales al derecho de las personas a vivir dignamente en sus territorios.

Un modelo energético responsable del cambio climático pero también de numerosos conflictos bélicos derivados de la pugna por materias primas energéticas, el desplazamiento de comunidades locales por la construcción de infraestructuras energéticas por parte de grandes multinacionales o la contaminación ambiental generada tanto por la quema de combustibles fósiles como por la gestión de residuos nucleares,

Pero este análisis no puede ser completo si no se tiene en cuenta un enfoque de género e interseccional. Por todo ello, hemos querido destacar en la presentación que son las mujeres las que sufren con mayor virulencia las desigualdades, las discriminaciones y la feminización de la pobreza (según la ONU, el 70% de las personas empobrecidas en el mundo son mujeres), muy especialmente en los países del Sur global. En los conflictos los cuerpos de las mujeres son convertidos en campos de batalla tanto en el país de origen, durante el tránsito como en el país de acogida o refugio. Conflictos generados por los intereses de grandes corporaciones transnacionales, oligopolios energéticos, cuya máxima es la concentración de la riqueza en manos de unos pocos y donde se obvian las consecuencias de esta sobreexplotación definida como externalidades. Las empresas transnacionales actúan con total impunidad en los territorios del Sur global, donde los DDHH son sistemáticamente violados. La relación que las mujeres tienen con la energía y sus usos así cómo la falta de acceso a ésta condiciona la vida de muchas, principalmente, y una vez más, en el Sur global pero también en el Norte empobrecido, donde las cifras de pobreza energética aumentan año tras año.

En fundamental incidir en la necesidad de participar en el cambio de modelo energético desde todas las esferas, desde lo individual a lo colectivo, a nivel particular, empresarial e institucional. Una transición hacia un nuevo modelo energético sustentado por energías renovables, distribuido, descentralizado, justo, equitativo, inclusivo, democrático, representativo, participativo, emancipador y en manos de las personas; un nuevo modelo energético en el que la energía sea considerada un derecho básico, la vida se sitúe en el centro y que minimice los impactos en nuestros cuerpos, en el de todos los seres que cohabitamos el planeta y en los otros territorios.

Apagar la energía que desplaza para utilizar aquella basada en recursos autóctonos, que no genere grave contaminación ambiental ni grandes infraestructuras y libere, por tanto, al mundo de tensiones innecesarias, protegiendo el derecho de todas las personas a vivir en un entorno seguro y sostenible.

ecooo y CEAR proponen “encender refugio” para las personas desplazadas forzosamente a causa del modelo energético

By | CEAR | No Comments

Lanzamos, junto a la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) la iniciativa `Enciende Refugio´ con la que alertamos sobre el alarmante crecimiento de los desplazamientos forzosos debido al actual modelo energético, al tiempo que ofrecemos la posibilidad de invertir en una planta de energía solar fotovoltaica.

De este modo, ambas entidades ponemos en marcha esta iniciativa con el fin de reducir las emisiones contaminantes como una forma de evitar este éxodo global, mostrando además la relación que existe entre los problemas medioambientales y la crisis humanitaria que supone el aumento de los desplazamientos forzosos.

Organismos internacionales, como ACNUR, calculan que desde 2008 cada año 21,5 millones de personas habrán tenido que abandonar sus hogares, dentro de su país o al extranjero, por causas relacionadas con el clima.

Los desplazamientos por causas medioambientales son mucho mayores que los provocados por conflictos. En nuestras manos está revertir este proceso que tanto daños humanos y medioambientales está causando a lo largo de todo el planeta. Pero para ello es necesario tomar medidas urgentes para cambiar nuestro modo de obtener y consumir energía, afirmó Paloma Favieres, Directora de Políticas y campañas de CEAR.

La energía no solo está detrás de las sequías, inundaciones, o huracanes vinculados al cambio climático, sino que además causa desplazamientos debido a los conflictos armados que afloran por la pugna de materias primas, por la construcción de grandes infraestructuras así como por la contaminación de grandes zonas.

No podemos cerrar los ojos ante esta nueva realidad que no es un peligro futuro, sino un problema hoy para millones de personas a lo largo y ancho del planeta. Tenemos que ser conscientes de que según el modo en que consumamos energía estaremos favoreciendo que otras personas tengan que abandonar sus hogares, alertó Miguel Ángel Vázquez, del departamento de comunicació de ecooo.

Una inversión ética, rentable y responsable

La iniciativa `Enciende Refugio´ consiste en invitar a la sociedad a realizar una inversión rentable como responsable, con participaciones a partir de 100€, en la financiación de una instalación fotovoltaica comunitaria. De esta forma, las personas participantes se convertirán en productoras de energía renovable, su inversión les reportará ingresos durante 23 años con un 4,5-5% de rentabilidad, al tiempo que un 9% de los beneficios que se obtienen con la venta de electricidad servirán para apoyar la labor de CEAR en la acogida de personas refugiadas que son víctimas directas del actual modelo de consumo energético.

La planta fotovoltaica que será socializada a través de las participaciones obtenidas con `Enciende Refugio´ está ubicada en la localidad madrileña de Loeches y cuenta con una potencia nominal de 20 kW. Su estimación de energí­a producida es de 32.400 kW al año, lo que supone una estimación de emisiones evitadas de 26 toneladas de CO2 al año.

ecooo y CEAR presentan la campaña ‘Enciende Refugio’

By | CEAR | No Comments

“Enciende Refugio” es una campaña que pone el foco en cómo nuestro modelo energético provoca desplazamientos forzosos de personas. Y propone como solución un modelo energético sostenible, descentralizado y en manos de la ciudadanía.
La campaña se materializa en una acción concreta: facilitar a las personas ser productoras de energía limpia de manera colectiva a través de una planta fotovoltaica que vende su producción a la red eléctrica. Parte de los ingresos de la venta de la electricidad se destinará a CEAR, a fin de que disponga de recursos económicos para seguir haciendo campañas de concienciación en esta urgencia humanitaria.

Para visibilizar la problemática de las personas desplazadas forzosamente a causa del modelo energético, así como para luchar contra sus causas y atender a sus consecuencias, ecooo y CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) presentan la campaña “Enciende Refugio”.

Según ACNUR, “un promedio anual de 21,5 millones de personas ha sido desplazado a la fuerza por peligros de inicio repentino relacionados con el clima -tales como inundaciones, tormentas, incendios forestales o temperaturas extremas- cada año desde 2008”. Además, cada año, miles de personas huyen de sus hogares y sus países por otros efectos a largo plazo relacionados con el cambio climático como son las sequías o la erosión costera vinculada al aumento del nivel del mar.

Pero, más allá de las relacionadas directamente con el cambio climático, existen otras causas derivadas de nuestro modelo energético que obligan a las personas a salir forzosamente de sus hogares: conflictos bélicos derivados de la pugna por materias primas energéticas, construcción degrandes infraestructuras energéticas que desplazan poblaciones indígenas, o la contaminación ambiental generada en las fases de extracción de recurso energético, en el transporte, en la fase de explotación o en el tratamiento de los residuos (tierras inservibles tras la extracción con metodologías de fracking, o arenas bituminosas; vertidos de hidrocarburos en costas y ríos; contaminación radiactiva, etc.).

Apostar por un nuevo modelo energético limpio, distribuido y autóctono es una forma de evitar los desplazamientos forzosos de personas. Una forma coherente de unir dos luchas, la energética y la humanitaria, que están íntimamente relacionadas.

La presentación de la campaña y de los materiales de la misma se realizará durante un desayuno de prensa el próximo miércoles 22 a las 10:00 h. en la sede de ecooo (C/Escuadra, 11, Madrid).

Ya han apoyado "Stop Energía que Desplaza":