Category

Salvamento Marítimo Humanitario

Contra la criminalización de los barcos de rescate.

By | Aita Mari, Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Según la European Union Agency for Fundamental Rights (FRA) se estima que a lo largo del año pasado murieron ahogadas en el mar Mediterráneo 2.299 personas cuando intentaban llegar a nuestras costas huyendo de la guerra, la persecución o la destrucción ambiental de su territorio. Personas buscando un futuro mejor que pierden la vida ante la indiferencia de los gobernantes europeos. Vidas perfectamente salvables (a razón de 6 al día según la estadística) que se pierden por la omisión de socorro.

Es una cifra que, lejos de menguar, crece debido a la criminalización de la ayuda. Desde que a mediados de 2017 algunos Estados europeos comenzasen a prohibir atracar en sus puertos a los barcos de rescate de las ONG esta tendencia no ha hecho más que expandirse hasta llegar al punto en el que durante gran parte de 2018 ninguna de estas embarcaciones navegaban nuestro mar común. Prohibiciones de atracar y prohibiciones de levar anclas, como la que realizó a principios de este año el gobierno de nuestro país al Aita Mari, el barco de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario.

Las crifras de la criminalización del socorro son alarmantes e increíbles en un momento de crisis humanitaria que no cesa. No ha bajado el número de personas desesperadas tratando de llegar a nuestras costas ni se han reducido las causas que las obligan a desplazarse a la fuerza. Desde ahí se entiende menos que, según los datos de la FRA, de los 22 barcos de rescate impulsados por distintas ONG, cinco estén bloqueados en sus puertos, nueve tengan procesos penales y administrativos abiertos y seis no estén operativos por las amenazas que recaen sobre ellos. Solo dos, el Alan Kurdi y el Mo Chara, han tenido algo de actividad a lo largo de este año.

Como señala Dunja Mijatović, la Comisaria de Derechos Humanos del Consejo de Europa, “la urgencia para actuar es evidente. Desde 2014, miles de seres humanos han muerto en el mar Mediterráneo cuando intentaban llegar a una costa segura después de huir de la guerra, la persecución y la pobreza. A pesar de esto, las operaciones de búsqueda y salvamento de los Estados se han reducido; la Unión Europea y los Estados europeos individuales continúan externalizando los controles fronterizos a terceros países con malos registros sobre los derechos humanos; y las ONG que llenaron el vacío dejado por la retirada de los Estados en la aportación de asistencia humanitaria han sido acosadas con procedimientos administrativos y judiciales”.

Para la Comisaria, “varios Estados han adoptado leyes, políticas y prácticas contrarias a sus obligaciones legales de garantizar operaciones efectivas de búsqueda y salvamento, el desembarque rápido y seguro y tratamiento de las personas rescatadas, así como para la prevención de la tortura y de tratos inhumanos o degradantes La protección efectiva de los derechos humanos de los refugiados, solicitantes de asilo y migrantes, en tierra y en el mar, siempre debe prevalecer sobre cualquier dilema político o incertidumbre que la interacción de diferentes regímenes legales, prácticas y políticas pueda causar”.

Y, mientras tanto, las causas que provocan los desplazamientos forzosos siguen ahí, siendo nuestro modelo energético una de las más relevantes. De nuestra forma de generar y consumir energía depende el mayor número de personas que se ven obligadas a partir de sus hogares en busca de refugio. El cambio climático (causado por la acción del ser humano) ya moviliza anualmente a 21 millones de personas, según ACNUR. A esta cifra hay que sumarle aquellas personas que huyen de guerras derivadas de la pugna por las materias primas energéticas, las que tienen que abandonar sus tierras por la construcción de grandes infraestructuras o las que son víctimas de la contaminación y los accidentes en las centrales de energía no renovable (Chernobil, Fukushima…).

Por eso, desde Enciende Refugio queremos reivindicar especialmente hoy, Día de las Personas Refugiadas, que hay otra forma de hacer las cosas, que se puede activar un modelo energético que sea limpio, no acelere el cambio climático y respete los derechos humanos y a las comunidades. Y, mientras eso llega, nuestra campaña quiere seguir financiando la actividad del barco de rescate Aita Mari para que pueda realizar su actividad imprescindible salvando vidas y salvando, al mismo tiempo, la dignidad de esta Europa asustadiza y responsable de lo que sucede en el Mediterráneo.

No lo pienses más. No hay mucho más tiempo que perder. Entra en encienderefugio.org y, con un único gesto, recupera una planta solar fotovoltaica que genere energía limpia mientras apoyas económicamente al imprescindible Aita Mari. A quienes llegan pidiendo futuro les va la vida en ello.

Enciende Refugio, ¡por fin al Mediterráneo!

By | Aita Mari, Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Enciende Refugio, la campaña que en esta edición une a ecooo y Salvamento Marítimo Humanitario para visibilizar y actuar sobre las causas de los desplazamientos forzosos relacionadas con nuestro modelo energético a la vez que ataja sus consecuencias directas en el Mediterráneo, vuelve con mucha actualidad en esta semana. No cejamos en el empeño de que la mayor crisis humanitaria tras la Segunda Guerra Mundial tenga solución y respuesta.

Gracias a las 23 personas que ya habéis apostado por esta nueva edición de Enciende Refugio hemos logrado completar el 18,40% de la planta solar fotovoltaica que estamos socializando. Una planta que generará energía sostenible que mitigue las causas de la mayoría de los desplazamientos forzosos en el mundo a la par que generará beneficios económicos para quienes atienden a las consecuencias en el Mediterráneo de esos desplazamientos. En total son 15.900 euros los que se han conseguido para el proyecto. ¡Pero necesitamos empujar más para lograrlo! ¿Nos ayudas?

Cada vez es más necesaria esta campaña por una energía que encienda derechos ya que, mientras la difundimos, el barco de Salvamento Marítimo Humanitario, el Aita Mari, sigue sin los permisos para salir a rescatar personas. El bloqueo del Gobierno continúa una semana más, pero la tripulación y todas las personas que les apoyamos no cejamos en el empeño de visibilizar esta realidad. Por ello el mes pasado se organizó un acto de denuncia en plena ría de Bilbao en el que se terminó cantando la canción tradicional vasca ‘Boga, boga, marinela’ y en el que participaron nuestros compañeros de EkoOn. Puedes leerlo en este enlace.

Tras este acto, para seguir con la ruta de denuncia y visibilización, el Aita Mari partió rumbo a Avilés, de ahí a A Coruña y de ahí a Lisboa. Así hasta que esta semana la actualidad llevaba de nuevo al Aita Mari a las portadas. En esta ocasión ha sido debido no a un bloqueo sino directamente a la prohibición de zarpar rumbo a Lesbos para llevar medicamentos, material médico, pañales y leche para bebés. La orden de la Autoridad Marítima Española contradecía el permiso conseguido en la escala portuguesa y volvía a dejar a nuestro barco sin posibilidad de ayudar, en este caso, ni como mero medio de transporte.

Afortunadamente, cuando enviamos este resumen, la prohibición ha sido desbloqueada y el Aita Mari se adentra por fin en el ansiado Mediterráneo para ayudar a las personas refugiadas que siguen a la espera de una solución en la isla de Lesbos. ¡Es una buenísima noticia que da nuevos impulsos para continuar con esta campaña!  Nada frenará el empeño por salvar vidas. El empeño por responder a uno de los mayores retos de este tiempo.

No nos detenemos en un compromiso que consideramos imprescindible como humanidad en este momento de la Historia y que está profundamente alineado con la causa por la que desde ecooo llevamos trabajando a lo largo de los últimos quince años: Un nuevo modelo energético que sea sostenible, renovable, descentralizado, en manos de las personas y que respete los Derechos Humanos. ¡Ayúdanos a hacer realidad Enciende Refugio completando la planta solar fotovoltaica! ¡Comparte la propuesta con tus conocidos!

 

Boga, boga, marinela / Rema, rema, marinero

By | Aita Mari, Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

por Emma Blanco/Alber Bezunartea

Estamos ya en marzo y desde hace más de dos meses el Aita Mari de Salvamento Marítimo Humanitario tiene todo listo para zarpar al Mediterráneo. La tripulación del barco espera y desespera, al igual que espera y desespera la tripulación del Open Arms y las personas integrantes de otros barcos de rescate a los que las administraciones impiden zarpar. Esperan y desesperan porque saben que deberían estar en el Mediterráneo ayudando a la gente que no puede esperar, que no quiere seguir esperando.

Las muchas organizaciones como ekoOn y ecooo que les ofrecemos nuestro apoyo y colaboración también esperamos y desesperamos. Porque somos conscientes de que cada día que pasa con los barcos amarrados en el puerto contribuye a aumentar el número de personas muertas en el mar. Porque observamos con rabia e impotencia cómo políticos inconscientes e irresponsables han convertido tristemente el Mediterráneo en una terrible y trágica fosa común.

La misión del buque Aita Mari es rescatar con vida de las aguas del Mediterráneo a las personas migrantes que huyen del horror de sus países de origen, para ofrecerles una segunda oportunidad. Esta iniciativa civil organizada surge como respuesta a la inoperancia institucional, como respuesta ante una omisión de socorro y ayuda humanitaria activa de los poderes públicos obligados a ello. La misión de rescate es, en sí misma, la respuesta civil a esta actitud de “no acción” de los Estados, que incumplen su obligación de prestar auxilio y de coordinar las misiones de socorro. Porque tenemos la convicción de que el derecho a la vida está por encima de cualquier otra consideración.

Según cifras oficiales de la Organización Internacional para las Migraciones (IOM) 14.454 personas han muerto en el Mediterráneo desde 2015. Se estima que por cada cuerpo recuperado hay dos más que se pierden en el mar.

No podemos hacer la vista gorda ante la gran cantidad de personas que mueren a las puertas de Europa. No se deben escatimar esfuerzos por salvar vidas en peligro en el mar. Actualmente los buques de las ONGs son la única respuesta en la zona que puede dar alguna oportunidad de supervivencia a los náufragos de las embarcaciones que zarpan del norte de África y su despliegue inmediato es una urgencia de carácter humanitario.

Hacemos nuestras las palabras de Matteo de Bellis, investigador de Amnistía Internacional sobre migración, que ha dicho: “El vergonzoso espectáculo del bloqueo de los barcos de salvamento, y de tantos hombres, mujeres, niños y niñas atrapados en el mar durante semanas sin fin, mientras los políticos compiten por ser los más insensibles cuando les niegan el desembarco o el acceso a ayuda de cualquier clase, no debe repetirse nunca más.”

Esto es lo que Salvamento Marítimo Humanitario, Ongi Etorri Errefuxiatuak y las organizaciones que colaboramos con ellos hemos querido visibilizar con la acción realizada el pasado domingo, 3 de marzo, en la ría de Bilbao. Con la misma, hemos querido rendir homenaje a todas aquellas personas que no han podido esperar y que se han quedado en el camino. Son 232 las personas que han muerto en el Mediterráneo en lo que va de año. Los 232 chalecos que lanzamos a la ría simbolizan y representaban a cada una de esas personas que no han podido ser rescatadas con vida porque los barcos no pueden salir y tienen que esperar. ¿Esperar a qué?

En unos días el Aita Mari dejará Bilbao para acercarse a otro puerto en el que tocará esperar. Esperar al despacho de un barco que ya está listo para salvar vidas pero al que las autoridades, incomprensiblemente, siguen impidiendo zarpar y siguen obligando a esperar.

Ha sido un día muy especial para ekoOn. De todos los momentos vividos, recordamos con especial cariño y emoción el que vivimos y sentimos cuando cantamos la canción marinera vasca que lleva por título ‘Boga, boga, marinela’. En la misma se habla de partir, de ir lejos, no de tener que esperar…

Boga, boga
mariñela, mariñela,
joan behar degu,
urrutira, urrutira
bai Indietara, bai Indietara.
Ez det, ez det, ez det nik ikusiko
zure plai ederra, plai ederra
Agur, agur, agur,
Ondarroako itsas, itsaso bazterra,
itsas, itsaso bazterra.
Mariñela, mariñela,
boga! mariñela!*

(*”Boga, boga marinero, marinero, tenemos que ir lejos, lejos a las Indias, a las Indias. No veré tu puerto hermoso, tu puerto hermoso. Adiós, adiós, adiós a la orilla de mi tierra. Marinero, marinero, ¡boga! ¡Marinero!”.)

Seguimos encendiendo refugio. Te invitamos a ver ‘Gaza’.

By | Aita Mari, Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Volvemos con actualidad de Enciende Refugio, la campaña de ecooo y Salvamento Marítimo Humanitario que visibiliza y actúa sobre las causas de los desplazamientos forzosos relacionadas con nuestro modelo energético a la vez que ataja sus consecuencias directas en el Mediterráneo. En esta ocasión queremos compartir nuevos datos y una convocatoria muy especial para vernos en persona.

Antes que nada, los avances de la campaña: Ya sois 22 personas las que habéis logrado socializar el 18,15% de la planta solar fotovoltaica destinada a producir energía renovable y beneficios que sirvan para dar cobertura económica a las labores de rescate en el Mediterráneo de Salvamento Marítimo Humanitario. Casi una quinta parte del total, lo que se traduce en 14.900 euros de inversión para fomentar un nuevo moldeo energético sostenible, responsable, participado y consecuente con los Derechos Humanos.

Mientras tanto, y según se va llenando la planta, seguimos avanzando en una campaña que consideramos necesaria. Es fundamental visibilizar la relación tan profunda que existe entre los desplazamientos forzosos a lo largo del mundo y nuestro modelo energético y actuar en consecuencia. Precisamente la lucha contra una gran infraestructura energética que amenazaba con desplazar a toda la comunidad del río Gualcarque, en Honduras, fue la que llevó a la muerte a la activista ecofeminista Berta Cáceres, asesinada hace tres años este 2 de marzo. Su lucha está en el mismo corazón de ‘Enciende Refugio’ y no queremos dejar de tenerla presente esta semana.

Por otro lado, este jueves tenemos una oportunidad excepcional para vernos las caras y saber más de la campaña ‘Enciende Refugio’. Con motivo de la proyección del corto documental ‘Gaza’, ganador de la última edición de los Premios Goya, organizaremos una mesa redonda sobre desplazamientos forzosos en la que participarán integrantes de Salvamento Marítimo Humanitario. La proyección, de entrada libre hasta completar aforo, servirá tanto para conocer la cruda realidad de Palestina como para ver las conexiones con la que ya es la mayor crisis humanitaria europea desde la II Guerra Mundial.

¡Te esperamos este jueves 28 de febrero a las 19:00h. en nuestro espacio de la C/ Escuadra, 11 (Lavapiés)!

Y, ¿qué te parece si, aparte de venir a la proyección, te traes a algún amigo o amiga para que te acompañe y conozca la labor que estamos realizando desde ‘Enciende Refugio’? ¡Puede ser una muy buena ocasión de resolver dudas y hacer crecer nuestra comunidad en torno a esta campaña imprescindible en favor de las personas refugiadas! Tenemos la seguridad de que, la próxima vez que nos pongamos en contacto contigo, habremos superado el 20% de la socialización de la planta. ¿Nos ayudas a hacerlo realidad difundiendo los motivos de tu inversión ética entre tus conocidos? ¡Muchas gracias!

A los dos meses de campaña. Todo lo logrado hasta ahora.

By | Aita Mari, Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Se cumplen ya dos meses del lanzamiento de nuestra campaña ‘Enciende Refugio’, la campaña que visibiliza y actúa sobre las causas de los desplazamientos forzosos relacionadas con nuestro modelo energético a la vez que ataja sus consecuencias directas en el Mediterráneo. En todo este tiempo son muchos los avances y las novedades, algunas inesperadas, que han sucedido por el camino. Ha crecido la comunidad de participantes de la que formáis parte, hemos podido conocer el barco de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario -el Aita Mari- y a su tripulación, hemos compartido la reivindicación de esta misma tripulación para que les dejen rescatar vidas en el mar…

Gracias a vuestra participación ya hemos logrado socializar el 16,57% de la planta solar fotovoltaica que servirá para generar energía sostenible mientras se apoya a las tareas de rescate en el Mediterráneo de Salvamento Marítimo Humanitario. En total, 18 personas que están aportando 13.600 euros de inversión que hacen posible avanzar hacia un nuevo modelo energético renovable y que respete los Derechos Humanos. ¡Ya hemos producido 5.614 kWh/año de energía limpia y dejado de emitir 4,31 toneladas de CO2 a la atmósfera!

Como sabréis, estaba previsto que el Aita Mari, el barco de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario, zarpase a realizar su imprescindible labor a mediados del mes pasado. Sin embargo, un inesperado bloqueo por parte del Gobierno ha impedido, al igual que pasara con el Open Arms, que la embarcación se hiciese a la mar. Has podido leerlo en nuestro Cuaderno de Bitácora aquí. ¡Ahora más que nunca necesitan nuestro apoyo!

Con todo, Enciende Refugio sigue adelante en su empeño por visibilizar las conexiones entre nuestro modelo energético y los desplazamientos forzosos en el mundo. Desde ecooo continuamos moviendo esta campaña imprescindible y coherente para transformar, concienciar y actuar de la que ya formáis parte. Desde Salvamento Marítimo Humanitario han comenzado una pequeña ruta que ha pasado desde el puerto de salida en Pasaia hasta Santurtzi y, de ahí, al Museo Marítimo de Bilbao. Además, están recogiendo firmas para pedir que les dejen rescatar vidas aquí.

Durante este tiempo la campaña ha logrado una gran repercusión en medios. Puedes leer lo que dijeron de nuestra propuesta aquí, aquí o, por ejemplo, aquí. ¡Igual os sirve para compartirlo entre vuestros conocidos para explicar la inversión ética y responsable que habéis realizado!

Como os decíamos al principio, ya hemos logrado un 16,57% de la socialización de la planta que nos permitirá apoyar las tareas de rescate de personas refugiadas realizadas por Salvamento Marítimo Humanitario, ¡pero aún queda planta para compartir! Os invitamos a que mováis esta campaña entre todas las personas que creáis que pueden estar interesadas para conseguir entre todas el reto de Enciende Refugio y hacer posible un nuevo modelo energético que no vulnere las vidas de las personas que se ven obligadas a desplazarse forzosamente de su hogar.

Si no dejan al Aita Mari salir al mar, saltamos a las ondas

By | Salvamento Marítimo Humanitario, Stop energía que desplaza | No Comments

Cuaderno de bitácora. Lavapiés. 24/01/2019. 15:17

Mientras el Aita Mari sigue bloqueado por el Gobierno en el puerto de Pasaia y no se le permite realizar su imprescindible labor de salvar vidas, repasamos por qué es fundamental su labor en este momento de crisis humanitaria (la más grave desde la II Guerra Mundial) y su profunda conexión con la reflexión que da sentido a nuestra campaña #EnciendeRefugio.

Lo haremos a través de las declaraciones de Daniel Rivas de Salvamento Marítimo Humanitario y nuestro compañero Miguel Ángel Vázquez en el programa Contraparte de Onda Cero. Podéis escucharlo completo a partir del minuto 27:40 pinchando en este enlace o dando al play aquí:

 

Antes de nada, comenzamos recordando los cuatro motivos por los que nuestro actual modelo energético obliga a la gente a abandonar sus tierras a la fuerza en busca de refugio. Las guerras por las materias primas energéticas, los efectos del cambio climático (sequías, inundaciones, catástrofes naturales), la construcción de grandes infraestructuras energéticas en terrenos comunitarios y la contaminación (tanto la cotidiana como la provocada por accidentes). Como ya hemos explicado alguna vez estos cuatro motivos juntos suman la mayor causa de desplazamientos forzosos de la actualidad. Sólo debido a los efectos del cambio climático son más de 21 millones de personas las que se ven obligadas a buscar refugio en otros países anualmente, según ACNUR.

Como explica Miguel Ángel Vázquez, “lanzamos #EnciendeRefugio para ver cómo podemos visibilizar estas cuatro causas de los desplazamientos forzosos, para que la ciudadanía tome parte en la solución y para que se apoye a las personas que están poniendo el cuerpo para salvar vidas en el Mediterráneo, en este caso concreto los compañeros de Salvamento Marítimo Humanitario desde su barco de rescate Aita Mari”.

Daniel Rivas, de SHM, especifica a lo largo del programa de radio que “nosotros somos un pequeño barquito en el Mediterráneo central pero estamos viendo en directo las consecuencias del modelo energético. Entendemos el marco completo que plantea la campaña y queremos participar intentando que las consecuencias no sean tan graves”.

“Los cambios necesarios en nuestro actual modelo energético son tan disruptivos que a la fuerza tienen que pasar por la participación ciudadana y justo de eso va la campaña #EnciendeRefugio. Las personas participantes, con un único gesto, pueden atajar las causas de los desplazamientos forzosos y apoyar a quienes atienden a las consecuencias“, recuerda Miguel Ángel.

Daniel aclara que “para esta misión necesitamos apoyo tanto económico como moral. Económico para comprar mantas, medicamentos y combustible para los motores. Moral para saber que hay una masa crítica de personas en tierra que cree que juntas podemos cambiar esta realidad”.

La campaña ofrece “un triple beneficio: el social, con el apoyo a SHM, el ambiental, mitigando los efectos del cambio climático y el económico, ya que el apoyo a #EnciendeRefugio no consiste en una donación sino en una inversión de la que se recupera un 4,5% anual después de impuestos. Es una inversión ética que da respuesta a uno de los problemas más graves de nuestro tiempo”.

Al participar en Enciende Refugio inviertes tus ahorros (desde 100€) en una planta solar fotovoltaica socializada por ecooo que genera energía renovable, reduciendo las causas de los desplazamientos forzosos y promoviendo la participación ciudadana.

Un 5% de los ingresos irán destinados a financiar la labor de salvamento marítimo y asistencia sanitaria de Salvamento Marítimo Humanitario mientras tú obtienes una rentabilidad anual del 4,5% (después de impuestos).

Como recuerda Daniel: “ojalá ningún barco fuera necesario para salvar vidas en el mar. Es por eso que estamos participando con ecooo y con ekoon en #EnciendeRefugio. Ojalá también ningún barco de una ONG tuviera que hacer esta labor y fueran los gobiernos de la Unión Europea los que asumieran su responsabilidad de rescate”.

¡Toca actuar!

Si quieres conocer más de #EnciendeRefugio o quieres participar para atajar las causas de los desplazamientos forzosos mientras colaboramos con el Aita Mari de SHM en atender a sus consecuencias, pincha aquí.

¡Participa! ¡Sé parte de la solución!

¡Ayúdanos a difundir! #FreeAitaMari #EnciendeRefugio

Nada nos obliga a esperar de brazos cruzados.

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Cuaderno de bitácora. Lavapiés. Madrid. 18/01/2019. 17:01 pm.

Esta semana comenzaba con la inesperada noticia de que el barco de rescate de la organización Open Arms, preparado para zarpar desde Barcelona, se quedaba inmovilizado en el puerto por orden del Gobierno. Unas cuestiones técnicas (supuestas irregularidades que el barco habría cometido al no llevar a las personas rescatadas a lo que la Unión Europea considera puertos seguros pero que, de hecho, no lo son) justificaban la decisión del Ejecutivo que prefería enfrentarse a la ONG que a los Estados de la unión que incumplen con sus compromisos de acogida. Cuando nos sentamos a escribir estas líneas en nuestro cuaderno de bitácora el barco sigue amarrado en el muelle mientras decenas de personas se siguen lanzando desesperadas al mar. Personas que no serán rescatadas por una cuestión técnica discutida por multitud de juristas.

No es fácil ser parte de la solución en estos tiempos. Supone poner el cuerpo y arriesgarte a situaciones como esta y aún más complejas. Tanto es así que, en sospechosa relación con la situación del Open Arms, el Aita Mari, el barco de rescate de Salvamento Marítimo Humanitario al que apoyamos desde #EnciendeRefugio, acaba de ser bloqueado también en el puerto de Pasaia a causa de unos permisos que se supone que tenían que haberles dado esta semana. Exactamente el mismo caso que el Open Arms y en la misma semana. Vamos a 8 muertos por día en el Mediterráneo en lo que va de año. Les ahorro el cálculo: 88 en total. El tiempo, como dicen desde SHM, ahoga y este inesperado bloqueo en plena tarde de viernes (habrá que esperar todo el fin de semana para que vuelvan a abrir las oficinas que dan los permisos de navegación) supone un duro revés para la misión de rescate.

Pareciera como que hay un interés real por dificultar las tareas de quienes responden ante los retos que nos pone este tiempo encima de la mesa. Como dicen desde Salvamento Marítimo Humanitario, tenemos “un barco preparado, una tripulación lista, cadáveres en las costas libias y sin poder soltar amarras”. Hay momentos en los que el absurdo y la ilógica se tornan en clara y evidente injusticia.

Es precisamente en estos momentos en los que nos toca dar la talla como ciudadanía y dar el apoyo y el soporte que necesitan quienes se atreven a lanzarse a la primera línea del conflicto. Una de ellas es, sin duda, ofreciendo el apoyo moral que sin duda agradecen. Otra es replicar todo lo que podamos esta noticia y dar cobertura a los compañeros de Salvamento Marítimo Humanitario en redes sociales. Otra es implicarse directamente en el problema que tratan de atajar. No quedarse quietos.

Con #EnciendeRefugio ofrecemos esa posibilidad a toda la ciudadanía consciente que no quiera quedarse quieta. Con las participaciones en la planta solar fotovoltaica que hemos adquirido para este proyecto conseguimos activar energía renovable que reduce los motivos por los que millones de personas se ven obligadas a abandonar sus hogares cada año. Además, parte de los beneficios de la venta de la energía eléctrica de esta planta en concreto van destinados a las labores de rescate del Aita Mari. Una forma directa de actuar ante las causas y las consecuencias de los procesos migratorios forzosos debidos a nuestra forma de producir y consumir energía.

Lo explicaban claramente esta semana en el programa de radio Contraparte, de Onda Cero, nuestros compañeros Daniel Rivas (Salvamento Marítimo Humanitario) y Miguel Ángel Vázquez (ecooo). Puedes escuchar el programa, que no tiene desperdicio, pinchando aquí.

Parece que toca esperar a que zarpe nuestro Aita Mari rumbo al Mediterráneo para salvar vidas. Pero nada nos obliga a esperar de brazos cruzados. Hagamos de esta espera una espera activa que ayude en la transformación del modelo que genera la crisis humanitaria a la que se ven abocadas las personas migrantes. No se nos ocurre mejor manera de apoyar y ser parte de la solución frente a la inacción (o la dificultación) de los gobiernos europeos.

Una tripulación llena de vidas

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Cuaderno de bitácora. Puerto de Pasaia. Gipuzkoa. 14/XII/2018. 10:40 am

Cuando llegamos, un txirimiri con cierto regusto a salitre nos va empapando el pelo de manera casi imperceptible, lentamente. El aire fresco del norte nos recibe como una caricia larga en la cara según nos acercamos al astillero. Temblamos de frío y de emoción. Frente a nosotros, el barco. El Aita Mari. La embarcación pesquera que la gente de Salvamento Marítimo Humanitario ha modificado para que, a partir del próximo mes de enero, pueda rescatar vidas de personas migrantes en el Mediterráneo. El mismo barco que hemos visto en fotos e imaginado mientras diseñábamos la campaña de Enciende Refugio. El símbolo principal. El icono de una lucha.

Nos recibe al borde del puerto el que será nuestro cicerone en esta experiencia: Daniel Rivas, de SMH. Con la torpeza de quienes sólo somos lobos de mar en nuestra fantasía pasamos a la cubierta del barco con cuidado de no escurrirnos. Con respeto de astronauta. Allí Daniel nos cuenta cómo era el barco cuando se hicieron con él y el porqué de las principales modificaciones: un espacio ganado para enfermería, una bodega amplia para mantas y ropa, el lugar donde estarán a cubierto las personas que consigan rescatar… Según lo va explicando nuestra imaginación nos transporta a esos mismos espacios llenos de gente en busca de una vida mejor recién escapados de una muerte segura en el mar. Vibramos.

 

Nos cuenta Daniel que el barco se llama Aita Mari (Papá Mari) en honor a José María Zubía, un pescador guipuzcoano del siglo XIX que llegó a ser muy conocido y querido por los heroicos salvamentos de compañeros pescadores que realizó atravesando dos terribles galernas. La segunda, una vez hubo rescatado a todos los náufragos, se lo llevó para siempre a causa de un golpe de mar. Las tablas del barco se llenan de historia pasada, presente y, según avanzamos en la conversación de los preparativos de su partida en enero, futura.

En esto saltan a cubierta el capitán de la nave, Marco, y el primer oficial, Juan, y, tras lanzar al puerto un paraguas apoyado en el costado de estribor –“¿Pero quién mete un paraguas en un barco? ¡Eso da mal fario!”- las historias se llenan de nombres y de vidas. Ambos han participado en varias operaciones de salvamento con otras organizaciones y en otros barcos y sus miradas reflejan la responsabilidad y el hastío de quienes están respondiendo como humanidad ante quienes los gobiernos no responden. Nuestra vibración ahora se contagia de una sensación grande de injusticia.

Cada anécdota compartida por Marco y por Juan es un reflejo de un sistema migratorio absurdo e injusto, un diseño vaciado no sólo de empatía sino de cualquier lógica. Ambos han sido detenidos en puertos, han sido encañonado por los guardacostas libios, han visto cómo no les querían recibir en ningún país dejándoles a su suerte en el mar. Pero, más allá de eso, estas dos personas comprometidas de la sociedad civil, han tenido que ver y escuchar historias descarnadas de personas que lo único que quieren es huir del infierno del que parten. Historias del mar pero, muy especialmente, del proceso de años que sufren hasta que consiguen llegar a una patera que les intente acercar a Europa. Historias de violencia, de hambre, de torturas, de mutilaciones, de violaciones, de autolesiones para evitar ser vendidos como esclavos… Historias que no refleja la imagen de la patera flotando en el mar pero que están ahí. Historias que nos revuelven y nos ponen un nudo en la garganta incluso a las personas que tenemos conocimiento de estas realidades. Es imposible acostumbrarse a determinadas injusticias. “Yo tengo familia”, nos dice el capitán, “¿Cómo te crees que me siento cuando me cuentan sus historias niños de 9 años?”.

Con todo, y frente a toda esta oscuridad, la seguridad de seguir haciendo lo que es correcto. “Nosotros obedecemos a las leyes del mar, que tienen miles de años, y las leyes del mar nos dicen que estamos obligados a rescatar náufragos”. Una seguridad que aporta esperanza. Una esperanza que convoca.

Enfrascados en estas conversaciones en la cantina, mientras Miguel el cocinero guisa unas alubias, casi nos olvidamos del motivo por el que estamos a bordo de ese barco: ¡La rueda de prensa de lanzamiento de Enciende Refugio! Algunos periodistas ya están fuera esperando y, en ese clima al que nos hemos transportado, salimos a la cubierta de popa para atenderles. Llevamos encima todas las olas, todas las singladuras y todos los chalecos naranjas que acabamos de compartir. Nos rodean las vidas y las vivencias que, en apenas una hora, nos han regalado. Se encienden las cámaras. Hablamos.

Sin duda la visita al Aita Mari ha sido un punto de inflexión en esta campaña de Enciende Refugio. Conocer a su tripulación y recorrer el barco que en menos de un mes estará salvando vidas en el Mediterráneo pone cuerpo, pone realidad, a una propuesta necesaria.

Apostando decididamente por otro modelo energético autóctono, sostenible y en manos de las personas se podrían evitar millones de desplazamientos forzosos. La contaminación, los efectos del cambio climático, las guerras para saquear materias primas energéticas o la construcción de grandes infraestructuras en suelos comunitarios obligan a abandonar sus hogares a personas que no tendrían por qué hacerlo. Es evitable y hay alternativas. Enciende Refugio, a través de la activación y socialización de una planta solar fotovoltaica que dé parte de los beneficios de la venta de la energía a Salvamento Marítimo Humanitario, quiere ser una herramienta que transforme las causas de esas migraciones forzosas mientras apoya a quienes están poniendo el cuerpo en atender a las consecuencias.

Todas las personas que vemos una injusticia en esas vidas flotando en el mar podemos hacer algo. Como Daniel, Marco, Juan o Miguel no estamos obligadas a quedarnos de brazos cruzados mientras esta crisis humanitaria no para de crecer. Ellos zarparán en enero para salvar a todas las personas que puedan. Nosotras desde hoy mismo podemos encender refugio.

 

*La fotografía destacada es cedida por Lobo Altuna, del Diario Vasco

Nos embarcamos en el Aita Mari para presentar Enciende Refugio

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Con motivo del lanzamiento de este nuevo convenio del proyecto Enciende Refugio, nos hemos desplazado a Pasaia (Guipúzcoa). A bordo del barco de rescate ‘Aita Mari’ hemos querido visibilizar, junto a parte de la tripulación de Salvamento Marítimo Humanitario (organización de la sociedad civil cuya misión es rescatar personas migrantes en el Mediterráneo) e integrantes de ekoOn (organización local de Euskadi que promueve la transición energética consciente fomentando la participación de la ciudadanía), la causa a la que irán dirigidos los beneficios de esta campaña.

En un acto en el que se ha podido visitar y conocer la embarcación que se encargará de rescatar vidas en el Mediterráneo a partir del próximo mes de enero, se ha querido poner el acento en una de las principales causas que obliga a miles de personas a desplazarse forzosamente de sus hogares: nuestro modelo energético. Junto a la ciudadanía, unimos fuerzas en una campaña que actúa ante las causas y las consecuencias de miles de desplazamientos forzosos a lo largo de todo el mundo.

Cote Romero, coordinadora de ecooo, ha resaltado como “nuestro actual modelo energético es causante de millones de desplazamientos forzosos en todo el planeta bien por contaminación ambiental, bien por las grandes infraestructuras que desplazan a poblaciones enteras de su territorio, por los efectos del cambio climático o por las guerras que se derivan de las pugnas por materias primas energéticas”.

Es por esto que, como afirma Alberto Bezunartea, de ekoON, “con Enciende Refugio lo que estamos haciendo es poner la energía al servicio de las personas. Confluimos en un proyecto que, aparte de contribuir en la lucha contra un modelo energético insostenible, estamos destinando beneficios de la venta de energía renovable a las personas que se están dedicando a rescatar gente en el mar, cerrando un círculo entre las causas y las consecuencias de nuestro modelo energético”.

La forma concreta de hacerlo, como explica Miguel Ángel Vázquez, también de ecooo “es apostando por un nuevo modelo energético autóctono, sostenible y en manos de las personas a través de la socialización de una planta solar fotovoltaica. Invitamos a la ciudadanía a invertir, desde 100 euros, en una instalación solar que generará para el inversor un 4,5% anual de rentabilidad después de impuestos obtenidos de la venta de la energía. Un 5% de los ingresos generados en la planta activada irán destinados a las labores de rescate en el Mediterráneo de Salvamento Marítimo Humanitario”. Esta inversión ética es, en palabras del propio Vázquez, “una forma eficaz y coherente de atajar las causas que obligan a las personas a dejar sus países, fomentando las energías renovables, actuando a la vez directamente sobre las consecuencias de estos injustos procesos migratorios involuntarios, apoyando a quien rescata a estas víctimas de nuestro modelo”.

Desde Salvamento Marítimo Humanitario, en palabras de Amaia Mendoza“valoramos el convenio que hemos presentado hoy con ecooo por el hecho de que somos conscientes de que la producción y explotación de combustibles fósiles es una de las causas de migraciones involuntarias. La migración va a ser el gran tema del siglo XXI. Toca actuar y hay que hacerlo en todos los ámbitos: en lo personal y en lo colectivo. En este caso de este convenio con ecooo se aplica en lo colectivo reduciendo la producción y el consumo de fuentes de energía no renovables para evitar que nadie tenga que dejar su casa atrás arriesgando su vida en el mar”.

En este cuaderno de bitácora se podrán seguir las labores de rescate del ‘Aita Mari’ y también continuaremos visibilizando, denunciando y actuando contra el papel que desempeña nuestro actual modelo energético en los desplazamientos forzosos de miles de personas.

Frente a uno de los grandes retos de nuestro siglo, desde ecooo, ekoOn y Salvamento Marítimo Humanitario queremos ser parte de la solución. Es hora de actuar. Es hora de encender el interruptor ético. Es hora de Enciende Refugio.

Enciende Refugio se sube al Aita Mari

By | Salvamento Marítimo Humanitario | No Comments

Este viernes 14 vamos a lanzar oficialmente Enciende Refugio y el marco que hemos elegido para la presentación no puede ser más evocador ni más acorde a los fines de la campaña. Nos subimos al Aita Mari, el barco de rescate que Salvamento Marítimo Humanitario lanzará al Mediterráneo para seguir salvando vidas migrantes gracias, entre otros, al apoyo de Enciende Refugio.

Participaremos integrantes de ambas organizaciones, tanto de ecooo como de SMH, para visibilizar la profunda relación entre nuestros usos y consumos de la energía y los millones de desplazamientos forzosos que se dan cada año en el mundo.

Tanto ecooo revolución solar como Salvamento Marítimo Humanitario ponemos nuestro acento en la activación de la sociedad civil para lograr nuestras metas. Desde ecooo con la implicación de la ciudadanía para poner en marcha un nuevo modelo energético y desde Salvamento Marítimo Humanitario a través de los apoyos que han ido recabando para poder botar su barco de rescate y que tenga los permisos necesarios para ejercer su imprescindible labor.

Es por eso que esta campaña quiere apelar directamente a las personas de la sociedad civil que están dando la cara en la mayor crisis humanitaria europea desde la II Guerra Mundial ante la inacción de la mayoría de los gobiernos. Es esa ciudadanía activa que quiere ser parte de la solución la que inspira la propuesta de Enciende Refugio. No todo el mundo puede realizar la admirable labor de embarcarse en una ruta de rescate en el Mediterráneo, pero si podemos apoyar a quien lo hace mientras cambiamos nuestra forma de producir y consumir energía, causa de esos desplazamientos.

Nuestro modelo energético está profundamente relacionado con las causas de cientos de miles de desplazamientos forzosos al año a lo largo de todo el mundo. Según ACNUR, más de 21,5 millones de personas huyen anualmente de sus países por causas relacionadas con el clima, una cifra que puede llegar hasta los 100 millones de aquí a un par de décadas si no se pone remedio. Un número este que supera de largo al de las personas que salen de su tierra en busca de refugio a causa de las guerras. Todo debido a un modelo energético contaminante y poco democrático que basa su producción en materias primas fósiles que son extraídas en su mayor parte de terceros países.

Este modelo afecta a los desplazamientos forzosos principalmente desde cuatro perspectivas. Por un lado, están las personas que tienen que huir de su tierra por las guerras derivadas por la pugna de las materias primas en sus países. Por otro tenemos todas las que huyen debido a las consecuencias más evidentes del cambio climático producido por el ser humano, tales como la desertización, las sequías, el aumento del nivel del mar o las catástrofes naturales. También son destacables los casos en los que pueblos enteros tienen que abandonar sus territorios históricos debido a la construcción de grandes infraestructuras energéticas en su zona.

Por último, y no menos relevante, la contaminación ambiental generada en las fases de extracción de recurso energético, en el transporte, en la fase de explotación o en el tratamiento de los residuos (tierras inservibles tras la extracción con metodologías de fracking, o arenas bituminosas; vertidos de hidrocarburos en costas y ríos…) así como los accidentes como los acontecidos en Chernóbil, Fukushima o en el oleoducto de Exxon en Nigeria, obligan a miles de familias a abandonar sus hogares en ambos hemisferios quizá para siempre.

Apostar por un nuevo modelo energético limpio, distribuido y autóctono es una forma de evitar los desplazamientos forzosos de personas en todo el mundo. Una forma coherente de unir dos luchas, la energética y la humanitaria, que están íntimamente relacionadas.

Por eso este viernes Enciende Refugio se embarca en el Aita Mari para levantar una bandera ciudadana en la defensa de los Derechos Humanos y por un planeta más vivible para todas las personas y los seres que lo habitan.

Nos hacemos a la mar. ¿Te embarcas con nosotrxs?