El proyecto 50/50 se viste de gala en Rubí

Home / El proyecto 50/50 se viste de gala en Rubí
De2slCpWAAANCcy

El proyecto 50/50 se viste de gala en Rubí

Por Miguel Ángel Vázquez

Cuando queremos expresar el éxito de un proyecto tendemos a tirar de los datos que avalan nuestra afirmación. Así, propuestas emocionantes de transformación, se llenan de cifras objetivas y comparadas que demuestran la mejora que una idea ha supuesto para una comunidad concreta o para el conjunto de la sociedad. Y, en muchas ocasiones, no es para menos. Proyectos como el 50/50, lanzado hace ya seis años en la ciudad catalana de Rubí y que hemos replicado, junto a partners locales como aeioluz, ekoon e iceacan, a través de ecooolocal, ofrecen números de vértigo que confirman la apuesta valiente de los colegios participantes.

La propuesta del proyecto 50/50 es tan sencilla como sugerente: se anima a los colegios a que conformen equipos energéticos en los que se implique a toda la comunidad educativa para incentivar y promover el ahorro y la eficiencia energética de los suministros de agua y energía. Para incentivar la aplicación del proyecto, los Ayuntamientos revierten el 50% del dinero ahorrado en nuevas medidas de eficiencia energética y el otro 50% se dedica, mediante subvenciones directas, a lo que decida colectivamente la comunidad escolar. Seductor y sencillo.

Volviendo a los datos, son en total 21 centros educativos los que se han sumado al proyecto de la mano de ecooolocal y 13 más en la ciudad de Rubí. 33 centros educativos, que gracias a estos equipos energéticos, han ahorrado más de 500.000€. Unas cifras que justifican más que de sobra que el pasado domingo 3 de junio se realizara una gala de homenaje a este proyecto exitoso.

DewZNSJW4AE2jDC

La gala, organizada por el Ayuntamiento de Rubí, con gran presencia institucional y el protagonismo claro de la comunidad educativa, sobre todo de las alumnas y alumnos, no giró entorno a los números y los datos. Claro que se mencionaron y claro que se pusieron en valor (¡no es para menos!), pero de lo que trató la gala fue del empoderamiento y la participación de equipos de personas que hacen posible en su día a día la transición hacia un nuevo modelo energético. Patrullas verdes que trabajan desde la responsabilidad demostrando que es posible la cooperación entre iguales más allá de las diferencias de edad o del lugar en un organigrama. Lo que hizo la gala del proyecto 50/50 en Rubí fue transmitir la esperanza en que desde la educación y con voluntad política se pueden lograr grandes transformaciones, así como facilitar el camino a una generación de ciudadanía activa.

Todo ello, de la forma más natural y sin aspavientos, lo que quizá resultase lo más emocionante de todo. Ver el vídeo del alumnado de los distintos colegios de Rubí, o de otros como el de Alpedrete, participantes en el proyecto explicando a cámara cómo han logrado reducir los gastos energéticos de sus centros abre los ojos. Si estas niñas y niños, de una manera absolutamente cotidiana y tirando del sentido común más básico, son capaces de explicarnos cómo ahorrar miles de euros y reducir su huella de carbono, ¿cómo no vamos a seguirles el resto y llevar a la práctica estas reflexiones a todas las escalas?

DewmiOWW0AEL7Zr

La gala, que supuso un nuevo impulso para un proyecto que no para de crecer y de replicarse, contó con la presencia de estudiantes de los 13 centros de Rubí así como de las patrullas verdes llegadas directamente desde Valencia, Pinto y Gran Canaria o de Alpedrete de manera online.

Decenas de niñas y niños que ya no sólo son nuestro futuro sino que marcan, con paso firme, nuestro presente energético.

X