El autoconsumo, por fin, ha sido reconocido como un derecho en el último Real Decreto de Autoconsumo, aprobado el pasado 5 de abril. Dicho Real Decreto, además, establece las bases para el autoconsumo colectivo, que es aquel en el que el sujeto consumidor pertenece a un grupo de varios consumidores que se alimentan, de forma acordada, de energía eléctrica que proveniente de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos.

Existen distintos tipos de autoconsumo: individual, colectivo, con y sin excedentes a la red. En este post hacemos una pequeña introducción sobre el autoconsumo colectivo.

El autoconsumo colectivo ya es posible. El Real Decreto de autoconsumo ha establecido cómo se debe repartir entre los vecinos y vecinas que lo tienen instalado. El criterio lo eligen los habitantes del edificio, lo único que deben hacer es transmitirlo a la empresa distribuidora, ya sea directamente o a través de la comercializadora. Lo que sí establece el Real Decreto es que el coeficiente de reparto debe ser fijo. En caso de que dicho criterio de reparto no se comunique, se seguirá el establecido en el Anexo II del RD 244/2019 de 5 de abril.

No es necesario que las instalaciones fotovoltaicas estén colocadas en el tejado del edificio, ya que la ley permite que el autoconsumo esté colocado a un máximo de 500 metros entre la instalación de generación y la de consumo o que tengan la misma referencia catastral (14 dígitos). Además, tan solo se necesita el acuerdo de un tercio de las personas que conforman la comunidad para llevar el proyecto a cabo.

Y esto, ¿qué ventajas tiene?

Por un lado, el autoconsumo colectivo es más rentable, ya que la instalación se amortiza en 7 años y la energía renovable que se genera sin coste dura 25. Además, al contrario de lo que ocurre con los autoconsumos individuales, la posibilidad de que el autoconsumo colectivo use toda la energía generada es del 100% – ya que siempre habrá alguna persona en casa utilizando la energía generada – y en caso de que no sea así, se pagan los excedentes vertidos a la red.

Multiplicar los autoconsumos hacen la red eléctrica más segura, más flexible, más cercana y la generación eléctrica depende de más personas y no de unas pocas empresas – grandes nucleares, carbón, gas – tal y como ocurre ahora.

¿Te imaginas un horizonte así?

Según el Ministerio de Fomento, entre los años 2001 y 2016 el conjunto de las áreas urbanas ha crecido en más de 5,4 millones de habitantes, el 95% del total del crecimiento total. La mayoría de las personas que habitan zonas urbanas viven en edificios. Es fácil de imaginar el impacto que tendrá el autoconsumo compartido en nuestro país, que hasta ahora había sido injustamente penalizado. En nuestro país, se estima que el 65% de la población vive en entornos urbanos y la península ibérica es la zona geográfica de Europa con más horas de sol. España y Portugal disponen de entre 2.500 horas y 3.000 horas de luz plena al año, de media son más de 8.2 horas de sol al día.

No nos podemos permitir tanto desperdicio. El sol, las cubiertas de nuestros tejados y las ciudades están pidiendo a gritos una transformación energética que hagan nuestros entornos más respirables, más amigables y más sanos.

Súmate al autconsumo que suma. Súmate a la Oleada Solar de ecooo.

El momento del autoconsumo es ahora