Ecooo y la Fundación APASCOVI se unen para llenar los tejados de la fundación de buena energía. La Fundación APASCOVI ha instalado en su tejado un autoconsumo de 42,5 kW de potencia nominal.  138 módulos en total de 335 vatios cada uno que proporcionará a la organización un elevado ahorro en energía a la vez que continúa su labor en pos de la economía circular.

La Fundación APASCOVI nació a finales de los años setenta en la zona de Villalba, Madrid, para dar respuesta a las necesidades educativas de niños y niñas con discapacidad intelectual. Cuatro familias decidieron unir fuerzas, y así empezó el germen de lo que es hoy una fundación que da trabajo a más de 250 personas y apoyo a unas mil. “En Collado Villalba tenemos residencia, centro ocupacional, centro de día y servicio de atención temprana. Tenemos un centro ocupacional en Colmenarejo, así como una fundación tutelar donde viven personas tuteladas con discapacidad” nos cuenta Carlos Antón, responsable de relaciones institucionales de la organización. Inicialmente contaban con espacios de apoyo para personas desde 0 los años hasta los seis, con discapacidades tanto físicas como psíquicas, posteriormente, tras la demanda de las familias, ampliaron los programas a personas de doce a catorce años, dando servicios de apoyo escolar, logopedia, psicoterapia, en total, 18 años de trabajo, atención y cuidado de las personas más vulnerables.

El autoconsumo será prácticamente del 100%. Esto es, la totalidad de la producción fotovoltaica, será consumida instantáneamente por la organización.

Héctor Pastor

Ingeniero departamento de autoconsumo, Ecooo

APASCOVI siempre ha estado muy vinculada con el medio ambiente y políticas de residuos. Al ser Villalba un entorno no industrial y necesitar generar puestos de trabajo para las personas de la fundación, vieron que lo más interesante era desarrollar trabajos relacionados con el medio ambiente y la ecología. Hoy son referencia en proyectos de economía circular, pero faltaba la guinda del pastel: la producción de energía solar sobre sus tejados. Gracias a que un voluntario conocía a Ecooo nos pusimos en contacto y ambas organizaciones encajaron a la perfección desde el primer momento. Las características de Ecooo fueron clave para tomar la decisión. “Os elegimos por ser lo que sois. Tenemos compañeros muy vinculados al movimiento ecologista a nivel social e incluso político. Para nosotros fue clave” comenta Antón. La gestión de pellets, biodiesel, compostaje de materia orgánica son algunos de los trabajos que llevan a cabo personas con discapacidad. “Estamos incorporando esa faceta social también en nuestra gestión”, son cooperativistas de Som Energía y están pensando en cambiar la gestión de sus finanzas a banca ética.

Aurora Blanco, responsable de la comunidad Ecooo comenta la primera reunión que tuvieron las dos organizaciones. “Una persona que conocía las dos organizaciones organizó un encuentro y nos enamoramos. Estaban buscando hacer autoconsumo pero no con cualquier organización. Además, hicimos varias simulaciones y los números salían fenomenal”. En el estudio previo que realizamos salía un 73% de autoconsumo y el resto lo vertirían a la red. La cifra supone un 34% de su consumo energético total. Además, la tasa interna de retorno (TIR) de la inversión que suponía la instalación ascendía al 13,6% y amortizaban la instalación en 8 años. La previsión de APASCOVI es abrir otro edificio, y el porcentaje de autoconsumo será mayor del 73%. Héctor Pastor, ingeniero de Ecooo dice que “será prácticamente del 100%. Esto es, la totalidad de la producción fotovoltaica, será consumida instantáneamente por la organización, consiguiendo así ahorros mayores y reduciendo sensiblemente el periodo de amortización de la instalación, ya de por sí, muy bajo”.

Además, la instalación de los paneles ha tenido cierta complejidad, ya que se ha realizado sobre tres cubiertas diferentes. Una de pizarra, con orientación Sureste, por lo que la producción atiende fundamentalmente a los consumos existentes durante las primeras horas del día y hasta el mediodía de manera óptima. Una segunda superficie, sobre módulos prefabricados, en las que se ha colocado una estructura triangular para dotarlas de cierta inclinación, mejorando no sólo la producción, sino la limpieza de estos, con la propia lluvia. La última superficie, se ha aprovechado una pérgola de madera que han hecho en la propia fundación, ex profeso para la instalación. Estas dos últimas superficies, tienen una orientación Suroeste, favoreciendo esta vez, los consumos desde el mediodía hasta las últimas horas de la tarde. Con estas dos orientaciones, se ha conseguido aumentar la curva de producción a lo largo del día y dado el patrón de consumo de la Fundación, hacer coincidir de una manera más adecuada, sus consumos a la producción fotovoltaica.

Dos organizaciones que comparten un objetivo: el cambio social y la transición energética a través de prácticas responsables que cuidan al planeta y a las personas.