Enciende el interruptor ético. Enciende Refugio

Cuando das al interruptor de la luz al llegar a casa, la energía que utilizas no es inocua, ya que tiene repercusiones en la vida de muchas personas en este planeta. Personas que tienen que tomar la dolorosa solución de salir de sus hogares, de sus pueblos o ciudades.

Personas que sufren el drama de despedirse, quizá para siempre, de sus amigos, de parte de la familia, de los compañeros de la escuela, o del trabajo. Personas que, en muchas ocasiones, arriban a sociedades de costumbres, cultura, lenguas y comidas extrañas…

Pero, ¿qué tiene qué ver la energía que utilizo con el drama de las personas que tienen que desplazarse forzosamente de su hogar?

La relación entre la energía que utilizamos y la calidad de vida de las personas, versa en cómo producimos esa energía y con qué lógicas económicas operan las organizaciones que la gestionan o extraen recursos o realizan infraestructuras energéticas.

El modelo energético actual también está detrás de los desplazamientos forzosos de muchas personas en nuestro planeta. Encender el interruptor ético es apostar por un nuevo modelo energético descarbonizado, descentralizado, autóctono, democrático y en manos de las personas, un modelo basado en fuentes renovables.
Lógicas que anteponen los intereses empresariales al derecho de las personas a vivir dignamente en el territorio. Y que podemos resumir en cuatro causas concretas que están tras millones de desplazamientos forzosos de personas: cambio climático, contaminación ambiental, grandes infraestructuras y conflictos bélicos derivados de la pugna de materias primas energéticas. (para profundizar en este marco pinchar aquí)

Por todas estas razones, un modelo energético basado en recursos autóctonos, que no generen grave contaminación ambiental ni grandes infraestructuras, libera por tanto, al mundo de tensiones innecesarias y protege el derecho de los personas a vivir en un entorno seguro, limpio y saludable.

Participar en Enciende Refugio es construir otro modelo energético y el derecho de todas las personas a no verse obligadas a desplazarse forzosamente

Al participar en Enciende Refugio inviertes tus ahorros (desde 100€) en una planta solar fotovoltaica, socializada por ecooo, y situada en Loeches (Madrid), que genera energía renovable, promoviendo la participación ciudadana y una economía más respetuosa con el medioambiente. Además, un 9% de los ingresos irán destinados a financiar la labor de refugio, acogida, actuación y denuncia de CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiado) mientras tú obtienes una rentabilidad anual del 4,5% (después de impuestos).

Te invitamos a encender el interruptor ético. Te invitamos a Encender Refugio

Enciende Refugio une a CEAR y ecooo, dos organizaciones que luchan cada día por el bien común, a través del derecho de todas las personas a tener un hogar seguro, un refugio, y por la democratización de la energía, una energía descarbonizada, descentralizada y en manos de las personas

Para visibilizar la problemática de las personas desplazadas forzosamente, así como para luchar contra sus causas y atender a sus consecuencias, ecooo y CEAR lanzan esta campaña de activación ciudadana a través del fomento de la energía solar fotovoltaica.

Somos Refugio

CEAR – Comisión Española de Ayuda al Refugiado

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR, lleva desde 1979 defendiendo el derecho de asilo y los derechos humanos, promoviendo el desarrollo integral de las personas refugiadas que vienen huyendo de conflictos bélicos o de violación de DDHH, solicitantes de asilo, apátridas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o en riesgo de exclusión social.
La misión de CEAR es defender y promover los Derechos Humanos y el desarrollo integral de las personas refugiadas, apátridas y migrantes con necesidad de protección internacional y/o en riesgo de exclusión social.

La energía de y para las personas.

ecooo revolución solar

Ante los retos ambientales presentes y futuros es indispensable promover y desarrollar proyectos que activen a la ciudadanía en favor de un nuevo modelo energético, limpio, sostenible y en manos de las personas basado en la participación, la cooperación y la democracia.

Una campaña impulsada por: