Cultivarnos para construir un nuevo horizonte de futuro.

Home / Cultivarnos para construir un nuevo horizonte de futuro.
Inicio Curso 3E / Foto Marian Ruiz

Cultivarnos para construir un nuevo horizonte de futuro.

La semana pasada dio inicio en nuestro espacio una nueva edición del Curso 3E – Ecología, Economía y Energía. Esta es ya la tercera edición de una propuesta formativa que profundiza con un análisis vanguardista en la relación que existe entre estas tres realidades necesariamente interconectadas desde una visión integral y holística. En esta ocasión el foco concreto del curso asume la perspectiva ecofeminista para abordar la transición hacia un nuevo modelo ecosocial y económico.

Para ello el curso no pudo empezar de manera más interesante y cargada de contenido. En su sesión inaugural, titulada “Una nueva forma de habitar el mundo ante la crisis global”, Yayo Herrero (ecofeminista, integrante de Ecologistas en Acción y del Foro de Transiciones), Alicia Puleo (catedrática, filósofa ecofeminista, profesora y escritora) y María Hernández de la Torre (miembro del Observatorio de Política Ecológica de ATTAC) desgranaron, en una mesa moderada por Rodrigo Irurzun, las claves fundamentales sobre las que se avanzará el curso a lo largo de las próximas semanas.

La charla, en la que se abordaron desde un elevado discurso filosófico y social algunos de los retos más acuciantes de nuestro tiempo, fue seguida con interés por una sala cuyo aforo estaba completo así como por las personas que se sumaron al streaming accesible ya en vídeo a través de nuestra página de Facebook.

En las más de dos horas que duró el evento se trataron temas como el colapso climático y civilizatorio, el orden mundial o las implicaciones reales del análisis ecofeminista. Así, Alicia Puleo, para la que el ecofeminismo es mucho más que un feminismo ambiental y lo define como una doble redefinición de la realidad, afirmaba que “la crisis civilizatoria en la que estamos ya inmersos en una crisis de la democracia. Los individuos se sienten incapaces de defender su vida ante el poder financiero”.

Yayo Herrero, por su parte, analizaba en esta sesión inaugural que “la humanidad está en crisis porque se siente incapaz de interpretar los síntomas que nos conducen al colapso”. Es por esto que resulta tan importante un curso que forme ciudadanía consciente y activa que sea capaz no sólo de detectar esas señales sino, especialmente, de ofrecer alternativas que sean asumibles por la población mundial.

Sin embargo, esas alternativas deben estar a la altura de los grandes retos que afrontamos como humanidad en esta hora concreta de nuestra historia ya que, como afirmaba María Hernández de la Torre en otro momento de la presentación, “es urgente invertir el orden mundial. El planeta y el clima deben estar por encima del sistema financiero”. Una ardua tarea que exigirá el compromiso de una inteligencia colectiva alineada con una transformación necesaria.

Y precisamente de inteligencia colectiva se llenó el acto inaugural en una ronda de preguntas y comentarios en la que tanto las personas matriculadas en el curso como el resto de las asistentes pudieron matizar y profundizar acerca de las conclusiones a las que había llegado la mesa y, especialmente, acerca de los interrogantes que deja el escenario de inestabilidad en el que nos movemos.

Ese grupo de estudiantes tiene ahora por delante tres meses de clases semanales en las que, a través de un completo programa educativo, desgranarán los debates que encierran las “tres E” que dan nombre al curso. Así, se trabajará en tres grandes bloques temáticos que aborden los retos de la energía, la economía y la ecología a través de la guía de un equipo de profesoras y profesores con profunda experiencia y reconocimiento en sus respectivas materias.

Para la jornada de clausura, que se celebrará el próximo 12 de diciembre también en nuestro espacio, habrá 51 personas atravesadas por un proceso formativo que, de seguro, les hará mirar el mundo de otra manera. 51 personas cargadas de herramientas y argumentos para continuar en sus entornos la imprescindible cadena de la pedagogía y la expansión de la cultura. 51 personas que, desde sus trabajos previos y sus conocimientos nuevos, formarán parte del grupo de las que queremos seguir construyendo un nuevo horizonte de futuro para la humanidad, para el planeta y para todos los seres que lo habitan.

*Foto de Marian Ruiz.

X