La ciudadanía se levanta contra el cambio climático y pasa a la acción

Hace tres meses asistíamos al surgimiento de una ola verde que poco a poco recorría Europa y otros rincones del mundo, y que en las últimas semanas ha llegado a España. Un movimiento de jóvenes que ante la pasividad de los Gobiernos han decidido ponerse en huelga, faltando a clase todos los viernes, y exigir, sentadxs frente a sus respectivos Parlamentos, acciones y medidas urgentes que permitan mitigar las consecuencias del cambio climático. Este movimiento estudiantil de protesta por el clima, denominado Fridays For Future, e iniciado por la joven activista sueca Greta Thunberg, ya está presente en más de 270 ciudades. Una chispa de esperanza que se propaga por todo el mundo y cuyo lema es “cambiemos el sistema, no el clima”.
Pero no es el único movimiento, como si de semillas se tratara, muchos otros han brotado también al amparo de la justicia climática para devolver la esperanza a un planeta que agoniza como consecuencia del expolio al que le hemos sometido en las últimas, ya demasiadas, décadas. En España, resuenan con fuerza Extinction Rebellion, los diferentes grupos de Fridays for Future, Juventud por el Clima, Abrir Brecha, el Sindicato de Estudiantes y otras asociaciones universitarias.
Con la mirada puesta en la huelga global de estudiantes contra el cambio climático del próximo 15 de marzo, en España se multiplican las acciones, asambleas y protestas. Porque lo que todas estas y estos jóvenes tienen muy presente, es que se nos agota el tiempo y es imprescindible que actuemos como sociedad, una sociedad unida, ante un reto común.
Y ¿por qué os hablamos hoy de todos estos movimientos? Porque cuando lanzamos Savia Solar teníamos clara nuestra prioridad, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, así como compensar las que día a día continuamos emitiendo a la atmósfera, haciéndolo desde la soberanía energética y la participación ciudadana. Por eso decidimos recuperar una instalación fotovoltaica que se encontraba en riesgo de desconexión y ponerla a disposición de todas aquellas personas que quisieran pasar de la protesta a la propuesta. Convertirnos en productoras de energía renovable, a través de una inversión ética, y facilitando que proyectos de recuperación de bosques autóctonos, como los que realizan desde Arriba las Ramas, fueran una realidad.

Gracias a todas las personas que ya formáis parte de Savia Solar, 34 concretamente, hemos producido 10.475 kWh de energía renovable y dejado de emitir a la atmósfera 8.740 kg de CO2. Pero aún podemos hacer mucho más, ¿nos ayudas a completar la socialización de la planta?

Un reciente estudio dirigido por Thomas Crowther, investigador de la Universidad ETH de Zürich, sentencia que los árboles son “el arma más poderosa en la lucha contra el cambio climático”. La masiva reforestación del planeta permitiría absorber tanto dióxido de carbono de la atmósfera como el que se emite durante 10 años. Aunque, insistimos, la reforestación siempre debe hacerse con árboles autóctonos, capaces de alcanzar mayores tasas de supervivencia por su adaptación a ese hábitat, y como medida preventiva, correctiva y compensatoria, hay que trabajar en los tres ámbitos. Pero lo primero pasa siempre por reducir nuestras emisiones, cambiar nuestros hábitos de consumo y apostar por un nuevo modelo ecosocial ligado a la vuelta a Naturaleza de la que somos y formamos parte.
Con todo esto muy presente, el pasado 23 de febrero, la organización arbórea Arriba las Ramas presentó, ante más de 60 personas, el proyecto de El bosque comunero de Encinillas, en la provincia de Segovia.
Durante la jornada, en la que las personas que asistieron pudieron conocer más en detalle el proyecto, así como otros que lleva a cabo la entidad, se habló también de custodia del territorio, recuperación del patrimonio natural y cultural o la importancia que tienen los bosques para el sostenimiento de la propia vida y la biodiversidad.
A continuación, en un parque situado a las afueras de Encinillas, se llevó a cabo un taller sobre siembra y producción de planta propia, el que se sembraron 25 bandejas de bellotas, a 45 alveolos como mínimos, hablamos de aproximadamente 1125 plantas de encinas y quejigos. Además, se transplantaron 5 bandejas de sabinas a otras con alveolos de mayor volumen lo que facilitará su mejor desarrollo, durante su segunda savia, antes de “salir al campo”. Esta primavera germinarán y serán cuidadas en el invernadero que tienen en ese mismo lugar, aunque desde Arriba las Ramas harán seguimiento durante estos meses, hasta que el próximo invierno, probablemente en noviembre del 2019, se organice la plantación popular.
Tras el taller, se visitó la zona donde se ubicará el Bosque Comunero. El terreno está en una colina que domina todo el paisaje, con una gran belleza visual, y desde la que se puede ver, hacia el sur la sierra de Guadarrama y hacia el norte la meseta Castellana. Un bello paisaje al que aún le faltan muchos árboles para devolver la vida, vegetal y animal, a la zona pero que será posible gracias a un pueblo como el de Encinillas, entregado a la sostenibilidad de su municipio. Desde aquí queresmo darles las gracias por acoger con tanto entusiamos este proyecto así como a lxs integrantes de Arriba las Ramas. ¡Gracias por construir, con las manos y la inteligencia colectiva, un mundo mejor!
Tenemos muchas ganas de que el Bosque Comunero sea garante y guardián de un paisaje que un día existió y que con esta actuación vamos a ayudar a que vuelva. Seguimos sembrando sol para recuperar bosques.