Enciende Refugio se sube al Aita Mari

Este viernes 14 vamos a lanzar oficialmente Enciende Refugio y el marco que hemos elegido para la presentación no puede ser más evocador ni más acorde a los fines de la campaña. Nos subimos al Aita Mari, el barco de rescate que Salvamento Marítimo Humanitario lanzará al Mediterráneo para seguir salvando vidas migrantes gracias, entre otros, al apoyo de Enciende Refugio.

Participaremos integrantes de ambas organizaciones, tanto de ecooo como de SMH, para visibilizar la profunda relación entre nuestros usos y consumos de la energía y los millones de desplazamientos forzosos que se dan cada año en el mundo.

Tanto ecooo revolución solar como Salvamento Marítimo Humanitario ponemos nuestro acento en la activación de la sociedad civil para lograr nuestras metas. Desde ecooo con la implicación de la ciudadanía para poner en marcha un nuevo modelo energético y desde Salvamento Marítimo Humanitario a través de los apoyos que han ido recabando para poder botar su barco de rescate y que tenga los permisos necesarios para ejercer su imprescindible labor.

Es por eso que esta campaña quiere apelar directamente a las personas de la sociedad civil que están dando la cara en la mayor crisis humanitaria europea desde la II Guerra Mundial ante la inacción de la mayoría de los gobiernos. Es esa ciudadanía activa que quiere ser parte de la solución la que inspira la propuesta de Enciende Refugio. No todo el mundo puede realizar la admirable labor de embarcarse en una ruta de rescate en el Mediterráneo, pero si podemos apoyar a quien lo hace mientras cambiamos nuestra forma de producir y consumir energía, causa de esos desplazamientos.

Nuestro modelo energético está profundamente relacionado con las causas de cientos de miles de desplazamientos forzosos al año a lo largo de todo el mundo. Según ACNUR, más de 21,5 millones de personas huyen anualmente de sus países por causas relacionadas con el clima, una cifra que puede llegar hasta los 100 millones de aquí a un par de décadas si no se pone remedio. Un número este que supera de largo al de las personas que salen de su tierra en busca de refugio a causa de las guerras. Todo debido a un modelo energético contaminante y poco democrático que basa su producción en materias primas fósiles que son extraídas en su mayor parte de terceros países.

Este modelo afecta a los desplazamientos forzosos principalmente desde cuatro perspectivas. Por un lado, están las personas que tienen que huir de su tierra por las guerras derivadas por la pugna de las materias primas en sus países. Por otro tenemos todas las que huyen debido a las consecuencias más evidentes del cambio climático producido por el ser humano, tales como la desertización, las sequías, el aumento del nivel del mar o las catástrofes naturales. También son destacables los casos en los que pueblos enteros tienen que abandonar sus territorios históricos debido a la construcción de grandes infraestructuras energéticas en su zona.

Por último, y no menos relevante, la contaminación ambiental generada en las fases de extracción de recurso energético, en el transporte, en la fase de explotación o en el tratamiento de los residuos (tierras inservibles tras la extracción con metodologías de fracking, o arenas bituminosas; vertidos de hidrocarburos en costas y ríos…) así como los accidentes como los acontecidos en Chernóbil, Fukushima o en el oleoducto de Exxon en Nigeria, obligan a miles de familias a abandonar sus hogares en ambos hemisferios quizá para siempre.

Apostar por un nuevo modelo energético limpio, distribuido y autóctono es una forma de evitar los desplazamientos forzosos de personas en todo el mundo. Una forma coherente de unir dos luchas, la energética y la humanitaria, que están íntimamente relacionadas.

Por eso este viernes Enciende Refugio se embarca en el Aita Mari para levantar una bandera ciudadana en la defensa de los Derechos Humanos y por un planeta más vivible para todas las personas y los seres que lo habitan.

Nos hacemos a la mar. ¿Te embarcas con nosotrxs?

Miguel Vazquez

Author Miguel Vazquez

More posts by Miguel Vazquez

Leave a Reply