Durante una semana se miden los consumos de un edificio 
municipal, durante las siguientes semanas se da formación a los usuarios y con posterioridad se vuelve a medir los consumos, analizando el ahorro conseguido mediante cambio de hábitos.