El primer paso para reducir nuestro consumo es ser conscientes de los diferentes usos que hacemos de ella, las fuentes que utilizamos, y que posibilidades de reducción tenemos. Este es el objetivo de las auditorías y estudios energéticos. Tras una auditoría energética los Ayuntamientos tendrán la información para poner en marcha las medidas necesarias.