La instalación fotovoltaica de la Alianza Francesa de Sabadell vuelve a producir energía limpia gracias a la participación ciudadana

Home / La instalación fotovoltaica de la Alianza Francesa de Sabadell vuelve a producir energía limpia gracias a la participación ciudadana
Alianza Solar

La instalación fotovoltaica de la Alianza Francesa de Sabadell vuelve a producir energía limpia gracias a la participación ciudadana

 

  • Som Energía Sabadell, Alianza Francesa Sabadell y Ecooo impulsan el primer proyecto de reparación colectiva de una instalación fotovoltaica sobre tejado.
  • El proyecto de crowdfunding Alianza Solar, ha conseguido batir dos récods en tan sólo diez días: alcanzar el 100% de la financiación, reparar y poner en funcionamiento la planta fotovoltaica averiada.

 

Madrid. 17 de febrero de 2017.

Sabadell vuelve a marcar otro hito en la promoción de la energía 100% renovable. Si hace unos meses, el grupo local de Som Energía Sabadell y la empresa de no lucro Ecooo conseguían reparar una planta fotovoltaica situada en el edificio emblemático de la Escola Industrial dÁrts i Oficis, ahora es en la Alianza Francesa de Sabadell donde la movilización de la participación ciudadana vuelve impulsar la producción de energía limpia. En esta ocasión, además, la participación ciudadana ha sido clave para conseguir hacer historia, ya que gracias al apoyo de 35 personas, en tan sólo 5 días se ha completado el 100% de participación en el proyecto, recibiendo una aportación media de 120€.

Bajo el nombre de Alianza Solar Sabadell, el grupo local de Som Energía, Ecooo y la Alianza Francesa Sabadell pusieron en marcha hace tan sólo 10 días, la primera campaña de crowdfunding para conseguir financiación que permitiese la reparación de una planta fotovoltaica que llevaba averiada dos años. El sistema solar de 5kW de potencia, ubicado en la cubierta de la Alianza Francesa, necesitaba reunir 4.000 € para ejecutar los arreglos que permitieran volver a producir energía renovable.

En un tiempo récord de 10 días, no sólo se ha conseguido que 35 personas hayan participado en el proyecto con una aportación media de 120 €, sino que además se ha logrado cumplir el objetivo por el que nació la presente iniciativa: reparar y poner en marcha la planta fotovoltaica averiada. A partir de hoy, el sistema solar que funciona a pleno rendimiento generará unos beneficios por la venta de su energía, que serán destinados a la devolución de las aportaciones prestadas por los participantes con una rentabilidad anual del 1,25%.

La instalación es un magnífico ejemplo de integración de las energías renovables en las ciudades, puesto que aprovecha la cubierta del edificio para generar energía a partir del sol e inyectarla en la red de baja tensión, consumiendo instantáneamente y sin apenas pérdidas tanto en el propio suministro del edificio como en los vecinos.

En la actualidad, en España existen más de 90 proyectos de energía renovable comunitaria, entendidos como aquellos proyectos abiertos que promueven la participación popular,  distribuyen los beneficios de forma colectiva y local y crean una economía circular. Hasta ahora todos estos proyectos se han centrado en construir plantas renovables nuevas (Sol de Lebrija, Generation kWh, Viure del Aire) o comprar plantas existentes (Recupera el Sol, Camino Solar). Ésta sin embargo será la primera experiencia a nivel estatal que promueva la reparación de una instalación fotovoltaica en base a la participación ciudadana.
Un proyecto renovable y cultural

Desde el comienzo de la campaña, se estableció para aquellos que participaran una fórmula de colaboración que les reportará la devolución de la financiación prestada en base a los ingresos obtenidos por la instalación una vez quedase reparada y puesta en funcionamiento.

Así, al cabo de 18 meses, todos los participantes en la reparación de la planta, recuperarán íntegramente el importe prestado más una rentabilidad anual del 1,25%. A partir de entonces, todos los ingresos que obtenga la instalación revertirán directamente en la asociación sin ánimo de lucro de La Alianza Francesa Sabadell, por lo que la reparación contribuirá a financiar las actividades culturales de la asociación. Por otro lado, la empresa de no lucro Ecooo, se encargará durante los próximos años del mantenimiento  y gestión de la instalación, garantizando su funcionamiento.

Ninguna planta fotovoltaica debería estar apagada por dificultades para mantenerla. Si la dificultad es económica, la ciudadanía se puede organizar de forma local y distribuida para ayudar a ponerla en marcha. Con más razón si los beneficios de la planta son buenos para luchar contra el cambio climático, para la propia ciudad de Sabadell y sus ciudadanos.

X