En colegios públicos , centros culturales y deportivos se crean equipos energéticos con representación de todos los colectivos que usan y viven esos espacios. El 50 % del ahorro que se consiga se convierte en subvención directa para los centros(se decide colectivamente el destino del dinero) y el 50% restante se destina a inversiones para generar nuevos ahorros energéticos.